PUBLICIDAD

Noticias Salud al día

Nuevo dispositivo implantable para corregir la apnea central del sueño

La FDA ha aprobado un nuevo dispositivo que se implanta quirúrgicamente bajo la piel, capaz de estimular el nervio para que mueva el diafragma y se restablezca la respiración en los pacientes con apnea central del sueño.
Persona con apnea central del sueño

El nuevo dispositivo consiste en una serie de baterías que se implantan quirúrgicamente bajo la piel.

19 de Octubre de 2017

La Agencia del Medicamento de Estados Unidos (FDA) acaba de aprobar un nuevo dispositivo implantable para mejorar el tratamiento de la apnea del sueño central, de moderada a severa. Se trata del sistema Remed­e, que actúa estimulando un nervio que se encuentra en el tórax y cuya función es enviar señales al diafragma para estimular la respiración, sustituyendo de esta forma las señales que debería enviar el cerebro al diafragma para que se produzca la respiración.

Y es que la apnea central del sueño se caracteriza porque el cerebro no manda dichas señales, y el afectado deja de respirar mientras está dormido durante pausas que pueden durar diez segundos o más, lo que tiene como consecuencia una mala calidad del descanso que deriva en somnolencia diurna, y distintos problemas de salud, que pueden ser tan graves como diabetes, hipertensión, o incluso ataques cardíacos.

El sistema Remede es un dispositivo que no está indicado para los pacientes con apnea obstructiva del sueño

Cómo funciona el dispositivo que controla la apnea del sueño

El sistema Remede, la nueva opción de tratamiento de la apnea del sueño, consiste en una serie de baterías que se implantan quirúrgicamente bajo la piel, en la zona superior del tórax, y un grupo de cables finos y pequeños que se insertan en los vasos sanguíneos del pecho cerca del nervio frénico, que estimula la respiración. El sistema es capaz de monitorear las señales respiratorias del paciente durante el sueño, y de estimular el nervio para que mueva el diafragma y restablezca así el proceso normal de respiración.

Antes de aprobar el uso de este método, la FDA analizó datos de 141 pacientes para comprobar su eficacia para reducir el índice de apnea hipopnea (IAH), con el que se mide la frecuencia y gravedad de los episodios de apnea. Al cabo de un periodo de seis meses el IAH se había reducido un 50% o más en el 51% de los pacientes a los que se había implantado el sistema Remede, en comparación con el 11% de reducción en pacientes que no portaban dicho sistema.

Los expertos han advertido de que el dispositivo no está indicado para los pacientes con apnea obstructiva del sueño, que se caracteriza porque el afectado intenta respirar pero tiene parcial o completamente obstruida la vía aérea superior. Además, tampoco pueden utilizarlo aquellas personas que tienen una infección activa o que requieran resonancia magnética. En cualquier caso, siempre será el especialista médico el que explicará al paciente los beneficios y riesgos que conlleva su uso en comparación con otras alternativas terapéuticas.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD