PUBLICIDAD

Enzalutamida reduce la mortalidad por un agresivo cáncer de próstata

La enzalutamida es un nuevo fármaco capaz de reducir hasta en un 71% el riesgo de metástasis y de fallecimiento por el agresivo y letal cáncer de próstata resistente a la castración no metastásico.
Escrito por: Natalia Castejón

06/07/2018

Hombre en la consulta del médico por un cáncer de próstata

La enzalutamida bloquea las células cancerígenas de la próstata.

El cáncer de próstata resistente a la castración no metastásico que causa una rápida elevación de los niveles de antígeno prostático específico (PSA) es uno de los tumores más difícil de abordar. Ahora un nuevo estudio, publicado en The New England Journal of Medicine, ha demostrado que el fármaco enzalutamida reduce considerablemente el riesgo de que se produzca metástasis o la muerte del paciente por esta enfermedad.

Los expertos han advertido que, aunque se trate de un cáncer no metastásico, que sugiere que no está avanzando, los niveles elevados de PSA indican lo contrario, que hay una actividad tumoral, por lo que hay un riesgo de que se extienda por el organismo y provoque la muerte. En cuanto a la resistencia a la castración, viene a decir que no responde a los tratamientos con hormonas, la más usada es la testosterona, pues el tumor se ha vuelto resistente a ellas. Llegado a este punto, los profesionales no podían hacer mucho más para mejorar la situación de estos pacientes, sin embargo, con el nuevo fármaco existe algo de esperanza.

La supervivencia libre de metástasis fue de 36,6 meses de promedio en los pacientes tratados con enzalutamida y de 14,7 meses en el grupo de control

La enzalutamida retrasa casi dos años la recidiva del cáncer de próstata

Los autores del estudio, pertenecientes a la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern en Chicago (EE.UU.) analizaron a 1.400 hombres de entre 50 y 95 años con cáncer de próstata que no había respondido a la terapia con hormonas. A dos de cada tres se les administró enzalutamida durante unos 18 meses, al resto placebo.

Los resultados fueron una reducción del 71% del riesgo de metástasis y de muerte del paciente, y, además, según explica Maha H. Hussain, una de las autoras de la investigación, también ha demostrado que minimiza los niveles de PSA, la necesidad de tratamientos de oncología extras y ha conseguido retrasar en casi 24 meses la recidiva de la enfermedad. En cuanto al promedio de la supervivencia sin metástasis, en el grupo tratado con el fármaco fue de 36,6 meses, mientras que el grupo de placebo fue de 14,7 meses.

La enzalutamida se ha convertido en una gran esperanza para los pacientes de cáncer de próstata y su funcionamiento es el siguiente. Este medicamento se une a los receptores de andrógenos en las células que son cancerígenas, con ello consigue bloquearlos, por lo que no pueden recibir hormonas como la testosterona, de las que se alimentan y que son necesarias para su desarrollo. De esta manera, las células tumorales se quedan sin provisiones y mueren o quedan desactivadas.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD