PUBLICIDAD

Un ciclo de quimioterapia en el cáncer de testículo no daña el esperma

Los pacientes con cáncer de testículo en estadio I y que se han sometido a una cirugía de orquiectomía pueden recibir un ciclo de quimioterapia o radioterapia sin miedo a que afecte a la calidad de su esperma.
Escrito por: Natalia Castejón

26/02/2019

Espermatozoides y concepto de fertilidad

El cáncer de testículo es el más común entre los hombres de entre 15 y 40 años de edad, y muchos de ellos temen no poder tener hijos si se someten a tratamientos con fármacos o con radiaciones ionizantes. Ahora, un estudio publicado en la revista Annals of Oncology ha demostrado que un ciclo de quimioterapia o radioterapia después de la extirpación de uno de los testículos –una cirugía llamada orquiectomía– no afecta al número ni a la concentración de espermatozoides.

Para llevar a cabo la investigación –que duró entre 2001 y 2006– se analizaron las características de los espermatozoides de 182 varones de entre 18 y 50 años de Suecia diagnosticados con cáncer testicular en estadio I y que se habían sometido a una cirugía de orquiectomía en los últimos cinco años. Las muestras de esperma se recogieron después de la operación, y antes del ciclo de radioterapia (14 fracciones de 1,8 Gy y hasta una dosis total de 25 Gy) o quimioterapia, y tras seis meses, un año, dos años, tres años y cinco años.

Radioterapia y quimioterapia no afectan a la fertilidad a largo plazo

Los resultados dejaron ver que este tratamiento con quimioterapia o radioterapia, que ayuda a prevenir futuras recaídas tras la orquiectomía, no tuvo efectos perjudiciales sobre la cantidad o concentración de espermatozoides a largo plazo, explica la Dra. Kristina Weibring, oncóloga en el Karolinska University Hospital de Estocolmo (Suecia) y principal autora del estudio.

A corto plazo la cantidad y concentración de espermatozoides se redujo tras la radioterapia, pero tras los seis primeros meses se normalizaron los niveles por completo

Sin embargo, a corto plazo observaron que los pacientes que habían recibido radioterapia habían visto reducido el número y la concentración de los espermatozoides seis meses después del tratamiento. Pero estos niveles se recuperaron por completo en estos hombres tras los seis primeros meses y fueron aumentando hasta los cinco años.

Los investigadores aseguran que no se deben temer los posibles problemas de fertilidad derivados de la orquiectomía pues, según explican, el testículo que no se ha extirpado puede llegar a compensar la producción de semen de ambos. Aun así, y a la espera de que se realicen más estudios, recomiendan almacenar el esperma antes incluso de realizarse la cirugía, pues algunos hombres tienen un recuento bajo de espermatozoides en el diagnóstico que continuará tras la operación y que podría dificultar la concepción.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD