PUBLICIDAD

Pruebas médicas
Broncoscopia
También conocida como fibrobroncoscopia, es una prueba médica que sirve para diagnosticar y tratar enfermedades de las vías respiratorias y de los pulmones. Conoce cómo prepararte para una broncoscopia.
Escrito por Dr. Pablo Rivas, Especialista en medicina interna

Cómo se hace la broncoscopia

Cómo se hace la broncoscopia

La broncoscopia la suele hacer un médico especialista en neumología junto con un asistente que puede ser personal de enfermería. Lo más frecuente es que se utilice un broncoscopio flexible. Inicialmente le dirán que se desvista de cintura para arriba y se ponga una bata de hospital. También tendrá que despojarse de dentadura postiza, sonotone, lentillas, gafas, joyas, etcétera, y no llevar maquillaje. Es una buena idea ir a orinar antes de la prueba para que no le entren ganas durante el procedimiento.

Se le cogerá una vía intravenosa en el brazo. Por allí se puede pasar un medicamento que le hará estar relajado y somnoliento durante la prueba. Es posible que después no recuerde mucho del procedimiento. Le pondrán unos electrodos para controlar la frecuencia cardiaca y la cantidad de oxígeno en la sangre durante la prueba. También le controlarán la tensión arterial. Se suele administrar un spray anestésico en la nariz y la garganta para disminuir las molestias y facilitar la introducción del broncoscopio.

La prueba se suele realizar sentado en una silla parecida a la de los dentistas. El médico procederá a introducir el broncoscopio previamente lubricado por la nariz, aunque en ocasiones puede introducirse por la boca. Se llega hasta las cuerdas vocales, donde se administra más spray anestésico. Puede que el médico le diga que coja aire fuerte para que el tubo pase las cuerdas vocales. Es importante que no intente hablar durante el procedimiento. Posteriormente el médico examinará la tráquea y los bronquios.

El médico cuenta con diversas herramientas como micropinzas, microtijeras, etcétera que se pueden meter a través de los canales de los que dispone el broncoscopio, y que le permiten realizar algunos procedimientos diagnósticos o terapéuticos. Por ejemplo, puede aspirar secreciones, tomar una biopsia, eliminar un pólipo, coagular una hemorragia, eliminar un cuerpo extraño, etcétera. En ocasiones se puede utilizar a la vez una máquina de rayos X, que estará situada encima de usted, y que permite sacar imágenes radiográficas que pueden verse en una pantalla de vídeo. Esto ayuda al médico a localizar ciertas zonas del pulmón y a realizar los diversos procedimientos.

Tras todo ello, el broncoscopio se sacará cuidadosamente, y puede que le dejen 2-3 horas en observación en alguna sala anexa hasta que se recupere del efecto del sedante. Como le habrán aplicado un anestésico en la garganta, es necesario no comer ni beber hasta que se pase el efecto de la anestesia. En caso contrario, podría suceder que el alimento se fuera por la vía respiratoria. También se recomienda escupir la saliva y no tragarla hasta que note que se le ha pasado el anestésico de la garganta. Es recomendable que no conduzca ni maneje maquinaria peligrosa durante las 12 horas siguientes a la prueba. No debe fumar al menos durante 24 horas. Su médico le indicará cuándo puede comer con normalidad y reiniciar las actividades habituales. Esto depende del procedimiento que le hayan hecho y la medicación que le hayan suministrado.

La broncoscopia rígida se realiza tumbado y bajo anestesia general. Hace falta que esté intubado, es decir, que tenga un tubo colocado en la tráquea para poder respirar. Este tubo se conecta a una máquina que es la que le insufla aire. Entonces se procede a introducir el endoscopio rígido y a hacer la toma de muestras o algún procedimiento terapéutico.

Actualizado: 31 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD