PUBLICIDAD

Bruxismo
El estrés es uno de los responsables del bruxismo, que consiste en apretar y rechinar los dientes. Un diagnóstico precoz puede evitar, entre otras complicaciones, el desgaste prematuro de la dentadura.

Causas del bruxismo

Actualizado: 19 de agosto de 2016

Se barajan distintos factores como posibles inductores de la aparición del bruxismo. Primero cabe diferenciar aquellos casos idiopáticos o sin causa aparente, es decir, primarios, ya sean durante el día o durante el sueño. Y por otro lado aquellos casos de bruxismo secundario, o consecuencia de otros trastornos. Así tenemos que estas son algunas de las causas del bruxismo:

  • Alteraciones de la oclusión mandibular: a medida que se desarrolla en el niño la osificación y crecimiento de la mandíbula, pueden generarse trastornos de la oclusión de la boca que directa o indirectamente acaben por generar un trastorno de rechinamiento de dientes posteriormente. También las piezas dentarias de distintas formas pueden generar un apretamiento dentario inconsciente.
  • Trastornos neurológicos: se atribuyen a este grupo algunos casos de bruxismo nocturno, donde pueden presentarse alteraciones de algunos neurotransmisores cerebrales, ya sea en sus receptores a nivel de las neuronas, o a nivel de las conexiones entre éstas. Es en este caso en el que se puede considerar un verdadero trastorno del sueño o parasomnia. En algunos individuos se asocia a sonambulismo, microdespertares, apnea del sueño y otros problemas relacionados con el descanso nocturno.
  • Trastornos psicológicos o emocionales: muy frecuentemente se considera un trasfondo de estrés o ansiedad asociado a este particular rechinar de dientes.
  • Factores genéticos: puede ser que existan miembros de una misma familia con este problema, hasta en un 50% de los casos.

 

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD