Enfermedad de Chagas
La enfermedad de Chagas, que afecta a unos 7 millones de personas, la mayoría de América Latina, es una enfermedad grave y potencialmente mortal, pero curable si se trata con los antiparasitarios adecuados. Descubre cómo evitarla.

Prevención de la enfermedad de Chagas

Actualizado: 23 de noviembre de 2022

Para la prevención de la infección causada por la enfermedad de Chagas, lo más efectivo es el control vectorial (es decir, controlar la presencia de triatoma). Para ello, en zonas donde se considera endémica la enfermedad, se han de mejorar las condiciones de las viviendas con desinfección, fumigación y limpieza a fondo de las mismas y áreas circundantes, así como el uso de insecticidas dirigidos a este vector. Otra solución preventiva aportada por la OMS es realizar mejoras en el hogar para prevenir la infestación de vectores, como enyesar las paredes o instalar pisos de concreto y techos de hierro corrugado. El tratamiento de las casas con insecticidas residuales –aquellos con efectos de larga duración– puede ser de gran ayuda en la erradicación del insecto en el interior de la vivienda.

PUBLICIDAD

Igualmente, si se va a viajar a una zona endémica para Chagas, lo mejor es dormir en lugares limpios y en buen estado. Si esto no es posible, es buena idea dormir con protección, como una mosquitera alrededor de la cama.

Otra medida eficaz en estas zonas de alta prevalencia de Chagas es el control por parte de los organismos públicos sanitarios de las transfusiones de sangre donde puede estar presente el microorganismo y llegar a infectar a terceras personas. Otro grupo de población con especial riesgo, y para el que por tanto se deben hacer esfuerzos sanitarios para prevenir la infección en regiones endémicas son los trasplantados de órganos, en los que la infección puede tener consecuencias muy graves. En ambos casos, realizar análisis de sangre es clave para prevenir la infección por transfusión y trasplante de órganos y para aumentar la detección y la atención de la población afectada en todo el mundo.

PUBLICIDAD

De la misma manera se debe difundir información a la población, hacer hincapié en los síntomas para que los individuos puedan consultar de manera precoz y detectar los casos cuanto antes para prevenir, por ejemplo en embarazadas, la transmisión del Chagas a los bebés.

Prevención de la enfermedad de Chagas en embarazadas y sus bebés

Una de las herramientas fundamentales para poder controlar la transmisión congénita y ofrecer un diagnóstico y tratamiento temprano de la enfermedad es el cribado de mujeres embarazadas infectadas y la detección temprana de la posible infección en neonatos y sus hermanos (prevención secundaria).

El diagnóstico de un recién nacido infectado se puede realizar al nacer "mediante la detección de parásitos directamente en el cordón umbilical o sangre venosa del bebé o cuando el lactante tiene 8 meses mediante la detección de anticuerpos contra T. cruzi", tal y como sugiere la OMS. 

PUBLICIDAD

Creado: 23 de febrero de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD