PUBLICIDAD

Salud al día
Faringitis
El tabaco, el alcohol y las comidas muy calientes pueden lesionar la mucosa faríngea y favorecer la aparición de faringitis, una afección frecuente que provoca dolor de garganta, molestias al deglutir y fiebre.
Escrito por María Dolores Tuñón, Licenciada en Medicina por la Universidad de Alcalá de Henares
Revisado por Dr. José Antonio Nuevo González, Especialista en Medicina Interna. Servicio de Urgencias del Hospital Gregorio Marañón de Madrid

Qué es la faringitis

¿Qué es la faringitis?

La faringitis es una inflamación de la pared de la faringe o del tejido linfático que posee. Por ello, casi siempre se habla de una faringo-amigdalitis, porque tanto la faringe como las amígdalas suelen infectarse al mismo tiempo. Normalmente está causada por una infección vírica o bacteriana. Su principal mecanismo de transmisión suele ser respiratorio, es decir, por las microgotas de la respiración, estornudo o tos, aunque también algunos agentes causales son transmitidos a través del contacto por las manos.

Su incidencia varía según la época del año y la edad del enfermo, siendo más común en los niños. No es frecuente antes de los 3 años, pero su máxima incidencia se presenta entre los 5 y los 15 años, sobre todo en primavera e invierno. 

La faringitis constituye una de las consultas más frecuentes en medicina familiar y en otorrinolaringología. Su importancia radica, no solo en que constituye una de las razones más frecuentes de absentismo escolar y laboral (unos 6 días de media por cada episodio), sino que es una de las causas más habituales por las que se prescriben antibióticos de manera empírica o uno de los motivos más comunes de automedicación antibiótica.

Los estreptococos suelen ser los microorganismos más habituales en su origen, y hace unas décadas eran los principales culpables de la complicación más temida: la fiebre reumática o afectación cardíaca secundaria a esta infección.

En la actualidad, el tratamiento adecuado con antibióticos en los casos de afectación bacteriana, o tratamiento sintomático en los que se sospeche origen viral, es suficiente para resolver una inflamación banal de la faringe.

Anatomía de la faringe

La faringe es un conducto formado por músculos, que comunica la nariz y la boca con la tráquea y el esófago. Se divide en tres partes:

  • Rinofaringe: la superior; está en relación con las cavidades nasales. Contiene la trompa de Eustaquio, que conecta con el oído.
  • Orofaringe: en el medio, en comunicación con la boca. Está separada de la rinofaringe por el paladar.
  • Hipofaringe: la inferior, que se continua con la laringe.

Forma parte, por tanto, del aparato respiratorio y del digestivo. Es esencial para funciones como la deglución de los alimentos, la respiración y la fonación. Además, contiene las amígdalas, que son un acúmulo de material linfático muy importante para proteger a la boca de posibles infecciones, por tanto, la faringe también está involucrada en el mantenimiento del sistema inmune.

Actualizado: 13 de Enero de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Entrevista con el experto

Dr. Ramón Cacabelos

El Dr. Cacabelos explica en qué consiste la medicina genómica, que permite identificar precozmente el riesgo de que una persona desarrolle ciertas enfermedades, y determinar el tratamiento más efectivo para cada paciente.

Dr. Ramón Cacabelos

Experto en medicina genómica y presidente del Grupo EuroEspes
“En el campo diagnóstico el papel de la medicina genómica es fundamental. Más del 80% de las enfermedades del adulto están destruyendo nuestro organismo muchos años antes de dar síntomas, y cuando se manifiestan ya es tarde. Con un diagnóstico predictivo podemos identificar el riesgo 20 o 30 años antes de que aparezca la enfermedad, e implementar un plan preventivo"

PUBLICIDAD

Salud en cifras

80%
de las personas que padecen EPOC no han sido diagnosticadas
'Fuente: 'Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI)''