PUBLICIDAD

Salud al día
Ictus
Conoce los factores de riesgo que puedes modificar para evitar sufrir un ictus, que está considerado como una de las principales causas de incapacidad permanente y muerte en los países desarrollados.
Escrito por Sergio García Escrivá, Licenciado en Farmacia
Revisado por Dr. José Antonio Nuevo González, Especialista en Medicina Interna. Servicio de Urgencias del Hospital Gregorio Marañón de Madrid

Prevención del ictus

La prevención del ictus en muchos casos radica en intentar eliminar de la vida cotidiana ciertos factores de riesgo modificables. Estos son los diez factores de riesgo de ictus más importantes por su asociación directa con un importante porcentaje de los casos:

  1. Tabaquismo: es imprescindible el abandono del tabaco para disminuir el riesgo tanto de enfermedades cerebrovasculares, como cardiovasculares. Y también hay que evitar ser un fumador pasivo. Si te cuesta dejar de fumar, solicita ayuda a un especialista.
  2. Consumo excesivo de alcohol: es otro de los factores de riesgo que está en tu mano modificar, porque más de un millón de los ictus que se producen cada año se asocian al abuso del alcohol.
  3. Hipertensión arterial no controlada. Se considera la principal amenaza para la aparición del ictus, tanto isquémico como hemorrágico, ya que se asocia a alrededor del 50% de todos los ataques cerebrales. Su control es fundamental para evitar su aparición y su recurrencia.
  4. Dieta inadecuada: la alimentación también desempeña un papel fundamental en la prevención del ictus porque casi la cuarta parte de estos ataques se relacionan con una dieta desequilibrada, y especialmente con un bajo consumo de frutas y verduras, de las que se deben comer al menos cinco raciones al día.
  5. Diabetes: los pacientes diabéticos tienen un mayor riesgo de ictus cuando sus controles no son los adecuados, y más si se suman otros factores como el tabaco o la hipertensión arterial. Si padeces diabetes asegúrate de seguir correctamente el tratamiento y las indicaciones de tu médico, y lleva un estilo de vida saludable que reduzca las probabilidades de sufrir un ictus.
  6. Colesterol elevado: la hipercolesterolemia juega un papel decisivo en la formación de los trombos en las arterias cerebrales y, de hecho, más de uno de cada cuatro episodios de ictus se asocian a elevados niveles de colesterol LDL (el 'malo'). Por lo tanto, la prescripción de estatinas para su control es una medida necesaria en aquellas personas que no puedan mantener unos niveles aceptables únicamente cuidando la dieta.
  7. Obesidad: se estima que aproximadamente uno de cada cinco ictus se relacionan con la obesidad. Para determinar si hay un exceso de peso se puede dividir la medida de la cintura por la medida de la cadera, y si la cifra obtenida es superior a 0,9 en el caso de los hombres, o a 0,85 en las mujeres es aconsejable adelgazar para reducir el riesgo de ataque cerebral.
  8. Sedentarismo: la falta de actividad física se vincula a más de un tercio de estos episodios, mientras que practicar ejercicio físico de intensidad moderada con regularidad, como caminar, montar en bicicleta o nadar, al menos cinco veces a la semana, disminuye el riesgo.
  9. Algunas patologías del corazón, como arritmias o infartos de miocardio, pueden enviar coágulos de sangre a las arterias del cerebro, taponándolas (ictus isquémico por embolia). La fibrilación auricular es la arritmia más común en el ictus que se conoce como cardioembólico. En estos casos es necesario usar fármacos anticoagulantes como el sintrom, o algunos más actuales como el apixabán o rivaroxabán.
  10. Bajos niveles de educación e ingresos: en varios países también se ha observado que se producen más ataques cerebrales en las personas con un bajo nivel educativo y pocos recursos económicos, por lo que los gobiernos deben adoptar medidas para erradicar la pobreza y mejorar el acceso de toda la población al sistema sanitario.

​Cuantos más factores de riesgo de los mencionados tenga una persona, mayor será el riesgo de que sufra un accidente cerebrovascular; por ello, adoptar un estilo de vida saludable (dieta, ejercicio, control del peso, evitar el consumo de sustancias nocivas como el tabaco y el alcohol) y un tratamiento y supervisión adecuados de las enfermedades cardiovasculares o la diabetes, reducen significativamente la probabilidad de sufrir el ataque.

Actualizado: 15 de Noviembre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

87.000
personas con enfermedad de Chagas puede haber en España
'Fuente: 'Informe Una batalla por la salud de todos: El liderazgo de España en la lucha contra el Chagas, del Instituto de Salud Global (ISGlobal)''

PUBLICIDAD