Ataxia
Escrito por Miguel Vacas, residente de Medicina Interna del Hospital Universitario Príncipe de Asturias
El principal síntoma de la ataxia es la dificultad para coordinar los movimientos. Aunque rara vez se cura, identificar las causas tratables permite aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida del paciente.

Tratamiento de la ataxia

Es fundamental identificar de forma temprana todas las causas potencialmente tratables. Aunque la ataxia rara vez es curable, el tratamiento está dirigido a aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida del paciente.

Para tratar los problemas de coordinación y equilibrio se pueden utilizar dispositivos como bastones, muletas, andadores o sillas de ruedas, los cuales permiten al paciente alcanzar una mayor independencia y autonomía, mejorando así su calidad de vida.

Los síntomas como el temblor, la rigidez, la espasticidad (aumento del tono muscular que provoca que algunos músculos se mantengan permanentemente contraídos), la debilidad muscular, u otras manifestaciones, pueden necesitar tratamiento farmacológico, quirúrgico, terapia física dirigida, terapia del habla o un asesoramiento adecuado.

  • Fármacos: existen medicamentos específicos para disminuir la repercusión clínica que producen algunos síntomas. En los casos en los que se sospeche o demuestre una causa infecciosa de origen bacteriano, deberá iniciarse la antibioterapia específica.
  • Cirugía: en los trastornos paraneoplásicos, generalmente refractarios al tratamiento, la extirpación del tumor mejora los síntomas neurológicos en algunos pacientes.
  • Suplementos y nutrición: en la enfermedad celíaca, la dieta sin gluten puede mejorar la ataxia asociada. Lo mismo sucede al administrar vitamina E en pacientes con ataxia de Friedreich e hipovitaminosis E, o al iniciar tratamiento con vitaminas B1 y B12 u hormona tiroidea si son deficitarias.
  • Terapia física (fisioterapia): ayuda a mantener el tono muscular, y la fuerza y a mejorar la movilidad.
  • La terapia del habla: ayuda al paciente a mejorar problemas como la deglución y la dificultad para el habla y la comunicación.
  • Terapia ocupacional: el terapeuta puede ayudar al paciente a controlar su entorno diario (hogar, trabajo) de una forma más adecuada, práctica y autónoma. Esto puede implicar adaptaciones en el hogar y en el mobiliario (mejora de instalaciones, uso de silla de ruedas, etcétera).
  • Asesoramiento: los pacientes con ataxia comúnmente se pueden sentir frustrados y más deprimidos, debido a los problemas de movilidad y coordinación que afectan a su rutina diaria y a sus relaciones sociales y personales. Hablar con un psicoterapeuta y personal cualificado puede ser útil a la hora de afrontar y superar estos problemas y limitaciones.

Prevención de la ataxia

Será labor del médico de Atención Primaria prevenir, mediante técnicas de educación para la salud, el desarrollo o el empeoramiento de síndromes atáxicos en pacientes con problemas de alcoholismo.

Por otro lado, aquellas parejas con antecedentes familiares de ataxia pueden solicitar asesoramiento genético antes de tener hijos para valorar el riesgo de que éstos padezcan la enfermedad.

 
Actualizado: 05/12/2013

PUBLICIDAD

Entrevista

Dr. Ramón Cantero

Experto en hemorroides

"Con técnicas como la desarterialización hemorroidal transanal no hay alteración de la continencia y no hay posibilidad de infección. Además, el postoperatorio es más llevadero, ya que la cirugía convencional es bastante dolorosa"

 

80% De los pacientes hipertensos abandona total o parcialmente su tratamiento durante el verano

Relajar el seguimiento del tratamiento, saltarse la dieta o no hacer ejercicio pueden ser hábitos que perjudiquen seriamente la salud del paciente hipertenso.

Fuente: 'Sociedad Española de Hipertensión'

 

PUBLICIDAD