PUBLICIDAD

Entrevistas de Bebés y niños
Dra. Esther Serrano Poveda

Dra. Esther Serrano

Pediatra y coordinadora del Grupo de Educación para la Salud de la AEPap
“La guía aborda desde las urgencias más graves y frecuentes en el colegio, como heridas, traumatismos, vómitos, fiebre, dolor abdominal…, hasta patologías crónicas, como diabetes, celiaquía, o epilepsia, y otros aspectos generales sobre el cuidado de los niños”

La Dra. Esther Serrano es una de las autoras de la 'Guía Escolar de Ayuda para el manejo práctico de los problemas pediátricos más frecuentes en la escuela y guardería'

La Dra. Esther Serrano Poveda, pediatra del equipo de Atención Primaria del CS Benicalap Miguel Servet de Valencia, y coordinadora del Grupo de Educación para la Salud de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap), es una de las autoras de la Guía Escolar de Ayuda para el manejo práctico de los problemas pediátricos más frecuentes en la escuela y guardería, un nuevo manual elaborado por pediatras y dirigido a profesores y cuidadores de bebés, niños y adolescentes, en el que les ofrecen información práctica, actualizada de acuerdo a las últimas evidencias científicas, sobre los trastornos o accidentes que afectan con mayor frecuencia a la salud de los menores durante su estancia en la guardería o el colegio (asma, alergias e intolerancias, fiebre, dolor abdominal, piojos…), y la mejor forma de prevenirlos o tratarlos. Hablamos con la Dra. Serrano sobre los objetivos de la guía y sus diversos usos.

Acaban de presentar la Guía Escolar de Ayuda para el manejo práctico de los problemas pediátricos más frecuentes en las escuelas y guarderías, ¿cuáles son esos problemas pediátricos a los que los cuidadores y maestros deben enfrentarse?

Cuando nos planteamos elaborar esta guía hicimos una revisión de las que existían, y observamos que la mayoría estaban hechas como si se tratase de guías de primeros auxilios, enfocadas a las urgencias: una herida, un golpecito, una hemorragia, un atragantamiento…, y como las instituciones están fomentando mucho el cuidado a la cronicidad, tanto en adultos como en niños, encontramos otras guías en algunas comunidades que hablaban de patologías concretas, como el manejo en el colegio del niño diabético, o del niño epiléptico. Nosotros quisimos unificar todos estos temas en una sola guía, que fuera además accesible y gratuita, para que hubiera un sitio fiable donde poder consultarlo todo. Tratamos problemas como un accidente o las urgencias más graves y frecuentes en el colegio, como heridas, traumatismos, vómitos, fiebre, dolor abdominal…, para que los profesores y cuidadores lo sepan manejar, pero también incluimos apartados sobre patologías crónicas como la diabetes, la celiaquía, la epilepsia, o sobre las dietas especiales para los alérgicos…, e incluso un apartado en el que se recogen otros aspectos que tienen que ver con el cuidado de los niños en general aunque no sean temas estrictamente sanitarios. Por ejemplo, hablamos de higiene, de cómo cambiar el pañal, de cómo tienen que actuar si detectan un maltrato, de las dosis más frecuentes de medicación que podrían tener que utilizar… Hemos intentado unificar todos los aspectos del cuidado de todo tipo de niños, desde un niño sano que ha sufrido un accidente, hasta uno que padece una enfermedad crónica. Y también se orienta sobre los periodos de exclusión del colegio cuando el menor padece alguna patología infecciosa, y los tiempos necesarios de reposo en casa hasta que se encuentre mejor.

Los padres suelen tener bastantes dudas y miedos cuando sus hijos pequeños tienen síntomas como, por ejemplo, la fiebre o la tos. ¿Deberían leer la guía también ellos?

Es una guía dirigida a profesores y cuidadores, pero la pueden leer los padres perfectamente, lo que ocurre es que está enfocada al papel del profesor, porque cuando el niño está en el colegio o la guardería el que lo va a ver primero es el profesor o el cuidador, y se le indica cómo tiene que reaccionar y cuándo tiene que avisar a los padres. Aunque la guía esté en una página profesional de pediatría y se vaya a difundir en centros escolares, se puede colgar por ejemplo en la web del AMPA de cada colegio para que los padres la puedan consultar. En la AEPap ya tenemos un recurso dirigido a los padres y los adolescentes, la web familia y salud, y aunque en esta página el texto se haya redactado pensando en los padres y en la nueva guía se haya hecho pensando en profesores y cuidadores, los contenidos son los mismos.

La guía incluye unas presentaciones en formato PowerPoint, para que tanto los profesores como los pediatras dispongan de un material que les facilite la labor de difusión de un problema en concreto

La nueva guía también está dirigida a los pediatras de Atención Primaria porque una parte de nuestro trabajo consiste en realizar actividades comunitarias, y desde los colegios nos demandan que vayamos a dar charlas formativas, bien dirigidas a los alumnos, o bien a los propios profesores que se encuentran con problemas que no saben cómo controlar, como ocurre por ejemplo cuando un niño alérgico sufre una reacción. En ese caso el pediatra acude al colegio a explicarles cómo tienen que actuar en caso de que se produzca una anafilaxia. Por eso en la guía, además de los textos, hemos elaborado unas presentaciones en formato PowerPoint para que tanto los profesores como los pediatras, si en un momento determinado necesitan informar sobre algún tema en concreto, dispongan de un material con el trabajo hecho, lo que les va a facilitar mucho esta labor. Algunos de estos PowerPoint son muy facilitos y hasta los propios profesores los pueden difundir al resto del profesorado, y otros más complicados están indicados especialmente para los pediatras.

¿Cómo han dado a conocer la Guía entre los profesores y los cuidadores?

Hemos sacado una nota de prensa para poner en conocimiento de toda la población la aparición de la guía. La AEPap realiza también una labor de difusión a todos sus socios –somos alrededor de 3.700 pediatras–, que reciben una nota a través de la lista de correo en la que se les informa de la edición de la guía, y se les envían unas cartas informativas en formato PDF para que ellos a su vez puedan distribuirlas en todos los colegios de su ámbito local, por correo o en persona, como prefieran hacerlo, para que los responsables de estos centros escolares se puedan descargar la guía o colgarla en su web si lo desean. Así que los propios pediatras actúan como red de difusión. Al mismo tiempo, utilizamos las redes sociales: Twitter, Facebook, el boletín de la AEPap…, y tenemos también una lista de correo de las sociedades autonómicas que están federadas, a las que se les envía también una carta específica solicitando que cuelguen la información en su página web profesional de pediatras de la comunidad a la que pertenezcan, de forma que también se enteren los profesionales que no sean socios de la AEPap. También vamos a difundir la guía a través de nuestra web de padres, para que estos también conozcan su existencia y puedan compartir esta información con los colegios de sus hijos. Además, tenemos preparadas unas cartas para informar a las instituciones educativas y ofrecerles la posibilidad de que la recomienden como un recurso útil para sus colegios.

Para elaborar la guía, ¿han hablado antes con los cuidadores y maestros para conocer sus dudas e inquietudes?

Hemos hablado, pero a nivel de consulta; es decir, lo que hemos hecho es realizar un estudio para comprobar cuáles eran los temas que en consulta nos demandaban más los colegios, bien porque cuando tenían un problema concreto con un niño nos solicitaban que fuéramos a explicarles cómo manejarlo, o bien por los problemas más frecuentes que presentaban los niños que nos llegaban de urgencia a la consulta acompañados de un profesor. En base a eso también hemos decidido los temas que íbamos a incluir, y hemos intentado que sea lo más completa posible. De todas formas, se trata de una guía abierta; de hecho, al final hemos incluido un documento de evaluación con el que se pretende que todas las personas que utilicen la guía –da igual si se trata de profesores, padres, o pediatras– tengan la posibilidad de opinar y decir lo que les parece bien o mal, o si falta algún tema que consideran importante, para así poder corregirla o ampliarla.

Se trata de una guía abierta, que incluye un documento de evaluación para que los que la utilicen tengan la posibilidad de opinar y decir lo que les parece bien o mal, o lo que falta, y poder así corregirla o ampliarla

En el caso de los niños que tengan enfermedades crónicas, como alergias o asma, ¿no sería conveniente que  recibiesen algún tipo de formación para conocer mejor su enfermedad y lo que deben hacer si sufren una crisis asmática o una reacción alérgica?

Sí, por supuesto que sí; de hecho, hay unidades de alergia o de neumología que realizan talleres para los padres que tienen hijos con este tipo de patologías, e incluso para los propios niños. En algunos centros de salud también se hacen talleres para los niños, en concreto para pacientes asmáticos. Y la información que proporciona la guía, aunque está elaborada para los docentes, se puede utilizar para impartir un taller dirigido a los propios chicos, aunque este no sea su objetivo. Sería ideal disponer del tiempo y de los recursos necesarios para hacer talleres educativos para niños y adolescentes en los centros de salud o en los colegios, y el material de la guía puede ayudar en esta tarea, aunque si se va a utilizar para informar a los adolescentes habría que cambiar un poco el formato, pero los contenidos sirven.

He visto que en la guía también hay un apartado que informa de los pasos a seguir en caso de maltrato a menores, pero aunque también se menciona el maltrato entre iguales, o bullying, no me queda claro cuál debe ser en ese caso la actitud de los docentes.

Nosotros hemos hecho un tema informativo sobre el problema del maltrato en general, intentando concienciar a los docentes de que ellos tienen que actuar; no se especifica en concreto ningún tipo de maltrato, pero engloba a todos. Si te fijas en el algoritmo final, el cuadro en el que se resaltan los temas que son importantes, lo que dice es que el la función del profesor no es investigar nada, ni ser testigo, ni realizar ninguna intervención con los padres, sino que solamente debe dar parte de la sospecha, ya que tiene la obligación, como la tenemos nosotros los pediatras, o cualquier otra persona que sepa o sospeche que puede estar produciéndose una situación de maltrato, de hacer la notificación a las autoridades. Sea un bullying, sea un maltrato doméstico, o sea del tipo que sea, debe notificarlo a las autoridades competentes, y luego ya se tomarán las medidas oportunas. En el caso del bullying en concreto supongo que estas medidas tendrían que adoptarlas las instituciones educativas, pero ahí ya entramos en un terreno muy específico que no es el objetivo de la guía, cuya misión es sobre todo la de concienciar a los profesores de que tienen que notificarlo, y a partir de ahí dependiendo del tipo de maltrato habrá que actuar de una manera o de otra. Lo que se intenta es que los profesores sean conscientes de que ellos, que están muchas horas con los niños, pueden darse perfecta cuenta de lo que está pasando, y en estos casos nunca hay que cerrar los ojos. 

Los profesores tienen la obligación, como la tenemos nosotros los pediatras, o cualquier otra persona que sepa o sospeche que puede estar produciéndose una situación de maltrato a un menor, de notificarlo a las autoridades

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Salud en cifras

x10
se ha multiplicado en 40 años el número de niños y adolescentes obesos en el mundo
'Fuente: 'Imperial College London y la Organización Mundial de la Salud (OMS)''

PUBLICIDAD