PUBLICIDAD

Bebés y niños
Meningitis en los niños
La meningitis es una de las enfermedades que más preocupa a los padres, ya que las consecuencias de no detectarla a tiempo pueden ser muy graves. Conoce en qué consiste y cómo adelantarse a su aparición.
Escrito por Redacción de Webconsultas,
Revisado por Dr. José Antonio Nuevo González, Especialista en Medicina Interna. Servicio de Urgencias del Hospital Gregorio Marañón de Madrid

Cómo tratar o prevenir la meningitis en los niños

La meningitis infantil es una urgencia vital, por lo que se iniciará un tratamiento antibiótico por parte de los pediatras con varios medicamentos a la vez para potenciar su eficacia. El empleo de estos antibióticos precozmente no enmascara el resultado de las pruebas diagnósticas, por lo que no existe ninguna duda de su utilidad nada más establecer la sospecha. 

Se procederá a aislar en una habitación solo al pequeño, y se aplicarán otras medidas como los analgésicos para disminuir el dolor, y los antiinflamatorios para bajar la fiebre y la inflamación de las meninges.

El uso de corticoides tiene utilidad en los casos de meningitis por neumococo y por H. influenzae, dado que disminuye notablemente la mortalidad y las secuelas en este tipo especifico de infección.

En muchos casos y dada la gravedad de la enfermedad, los niños deben ser ingresados en unidades de cuidados intensivos para vigilancia estrecha de las posibles complicaciones que puedan surgir. Una vez establecido el tratamiento de la meningitis del niño con los antibióticos adecuados durante al menos 24 h, el aislamiento del niño puede interrumpirse y podría pasar a una habitación normal siempre que su situación clínica lo permita.

Prevención de la meningitis en los niños y Bexsero

Para la prevención de la meningitis en niños existen diferentes tipos de vacunas en función del tipo de virus o bacteria que provoque la meningitis. Las vacunas contra el Haemphilus influenzae tipo B, el Neumococo y el Meningococo C están incluidas dentro del calendario vacunal infantil que se facilita a todos los niños de manera gratuita. Hay que tener también en cuenta que el hecho de que se haya vacunado al niño de meningitis no quiere decir que sea inmune a otros tipos de meningitis para los que no se le haya vacunado.

Recientemente en España se ha iniciado la comercialización de la vacuna contra el meningococo tipo B, que aunque es poco prevalente, tiene una alta mortalidad, pero no está incluida en el calendario vacunal gratuito y por tanto, no financiada por el sistema público. Su nombre es Bexsero®, y está recomendada por la AEP a partir de los 2 meses de edad, inyectada por vía intramuscular, sin embargo la demanda es muy superior a la oferta comercializada es muy complicado encontrar vacunas en las oficinas de farmacia. El número de dosis puede variar entre 2 y 4 en función de la edad a la que se le administre al niño. Como efectos secundarios, puede dar algo de fiebre, dolor o enrojecimiento en la zona, en todo caso se recomienda espaciar su puesta al menos un mes respecto a las vacunas incluidas en el calendario financiado por la Seguridad Social.  

Por otro lado, el contacto directo con un niño al que se diagnostica de meningitis puede precisar de un tratamiento antibiótico en las personas que hayan tenido este contacto. Este tratamiento debe realizarse en las primeras 24 h, y deben tomarlo todas aquellas personas que vivieran en su misma casa (padres, hermanos) en los 10 días previos al diagnóstico, a los niños de la escuela o guardería de su mismo aula, sobre todo en aquellos menores de 2 años. Esta medida solo es necesaria cuando se trate de una meningitis por meningococo o por H. Influenzae.

La meningitis, sobre todo si la ha provocado un virus, puede ser contagiosa, por lo que es importante que los pequeños conozcan las medidas higiénicas básicas para evitar un posible contagio (que puede darse por la saliva, al besar, toser, estornudar…). Es decir, que aprendan a lavarse bien las manitas tras comer o ir al baño, que no compartan bebidas o cubiertos con otros niños que puedan estar infectados, o que sepan que al toser o cuando estornuden deben taparse la boca para evitar expulsar microgotitas que puedan contagiar a otros niños.

Si sospechas que tu hijo pudiera tener meningitis acude con urgencia al hospital para comenzar el tratamiento que los especialistas estimen oportuno. Evita darle ningún antibiótico oral, ya que no servirá de nada y además puede dificultar el diagnóstico. Deja que sean los médicos los que determinen el tratamiento antibiótico necesario en función del tipo de meningitis que padezca el niño.

Una meningitis que se coja a tiempo puede curarse en dos semanas, aunque a partir del tercer día de tratamiento ya puede observarse una mejoría en el niño afectado.

Actualizado: 13 de Octubre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

15.000
niños menores de cinco años murieron cada día en 2016
'Fuente: 'Informe 'Niveles y Tendencias en la Mortalidad Infantil 2017', publicado con UNICEF, el Banco Mundial y la División de Población de UNDESA''

PUBLICIDAD