PUBLICIDAD

El riesgo de piedras en el riñón puede aumentar al tomar antibióticos

El consumo de antibióticos orales no solo puede dañar la flora intestinal, sino que también aumenta significativamente el riesgo de desarrollar cálculos renales, incluso en niños y adolescentes.
Escrito por: Eva Salabert

11/05/2018

Problemas en los riñones

Foto de Freepik © shayne_ch13

Los cálculos renales, popularmente conocidos como piedras en el riñón se forman a partir de diferentes sustancias (el oxalato cálcico es la más común) presentes en la sangre, que se depositan en estos órganos y pueden obstruir las vías urinarias y dar lugar a un cólico nefrítico o infecciones. Ahora, un nuevo estudio ha revelado que el aumento de la prevalencia de estos cálculos podría deberse al consumo de algunos antibióticos por vía oral.

Los resultados de la investigación, que ha sido realizada por científicos del Hospital Infantil de Filadelfia (Estados Unidos), y se ha publicado en Journal of the American Society of Nephrology, muestran que tomar ciertos fármacos de este tipo aumenta significativamente las probabilidades de tener piedras en los riñones, incluso en el caso de los niños.

La prevalencia de los cálculos renales ha aumentado un 70% en las últimas tres décadas, sobre todo en adolescentes y mujeres jóvenes

Según ha explicado Gregory E. Tasian, urólogo pediatra del citado hospital y director del trabajo, la prevalencia de los cálculos renales ha aumentado un 70% en las últimas tres décadas, sobre todo en adolescentes y mujeres jóvenes. Este problema de salud antes era muy poco habitual en los niños, lo que refuerza la hipótesis de que los antibióticos desempeñan un importante papel en su aparición, ya que estos medicamentos se les prescriben más a los niños que a los adultos.

Asocian los cálculos renales a cinco tipos de antibióticos orales

Para realizar la investigación se estudiaron los historiales médicos de 13 millones de personas que habían sido atendidas en las consultas de Atención Primaria de Reino Unido entre 1994 y 2015. De entre todos ellos, los investigadores seleccionaron a unos 260.000 pacientes (pediátricos y adultos) a los que se les habían diagnosticado cálculos renales y los compararon con un grupo control formado por una cantidad similar de individuos de la misma edad y sexo, y que no tenían piedras en el riñón.

Descubrieron así que existía una asociación entre el diagnóstico de los cálculos renales y el consumo de cinco clases de antibióticos orales: cefalosporinas, sulfamidas, nitrofurantoína, fluoroquinolonas y penicilinas de amplio espectro. Comprobaron, además que las probabilidades de que aparecieran estas piedras variaba según el antibiótico ingerido; así, mientras que el riesgo aumentaba un 27% con los tratamientos a base de penicilina, en el caso de tomar sulfamidas era más de dos veces superior.

Además, en los niños y adolescentes la asociación entre el consumo de antibióticos orales y el aumento del riesgo de sufrir cálculos renales era mucho más estrecha que en el caso de los adultos. Por ello, Tasian ha aprovechado para advertir de que estudios previos han demostrado que hasta un 30% de las prescripciones de antibióticos son innecesarias, y que a los niños se les administran más antibióticos que a cualquier otro grupo de edad.

Ya se sabía que los antibióticos alteran el equilibrio de la flora intestinal, lo que puede originar diversas enfermedades, y este experto añade que sus hallazgos confirman la necesidad de que se haga un uso adecuado de los antibióticos, y recomienda que los profesionales médicos tengan un especial cuidado a la hora de prescribir estos fármacos a los pacientes pediátricos, ya que suponen un factor de riesgo también para la salud de los riñones.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD