PUBLICIDAD

Noticias Embarazo

En busca de un anticonceptivo natural alternativo a los hormonales

Un compuesto elaborado con extractos de dos plantas milenarias podría convertirse en la alternativa a los actuales anticonceptivos hormonales, al minimizar los efectos secundarios derivados de estos tratamientos.
Mujer tomando anticonceptivo hormonal

Si se bloquea la movilidad de los espermatozoides se podrá evitar el embarazo.

22 de Mayo de 2017

Desde hace casi dos décadas, el descubrimiento del canal molecular situado en la cola del espermatozoide llamado CatSper (2001), esencial para que se produzca su movilidad y, por tanto, la fecundación, ha llevado a multitud de investigadores a buscar nuevos métodos anticonceptivos a través de la anulación temporal de dicha activación. Nuevos anticonceptivos que sean unisex, con nulos o mínimos efectos secundarios, y que sean realmente eficaces.

Ahora, una reciente investigación, publicada en Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America (PNAS), parece estar más cerca de una alternativa real a los clásicos tratamientos hormonales en mujeres gracias a un compuesto obtenido de plantas: pristimerina, extraída de la planta Tripterygium wilfordii (una trepadora originaria de Asia) y de la planta originaria de Paraguay Maytenus ilicifolia, y lupeol, que se encuentra en plantas milenarias como el mango y la raíz de diente de león. Si bien este último compuesto se ha probado como un agente contra el cáncer, no se habían investigado sus propiedades anticonceptivas.

Y es que, según las autoras del estudio, dicho compuesto bloquea la hiperactivación que la hormona femenina de la progesterona provoca en el canal CatSper para que el espermatozoide tenga un extra de fuerza suficiente como para traspasar la membrana del óvulo y fecundarlo. Hablan de “fuerza extra” porque realmente esta mezcla de plantas no permite que se hiperactive, pero sí se mantiene su motilidad propia, por lo que no resultaría dañino para el esperma.

El compuesto anticonceptivo no permite la hiperactivación del espermatozoide, por lo que este no tendría fuerza suficiente para traspasar la membrana del óvulo y fecundarlo

Por su mecanismo de acción, el anticonceptivo estaría dirigido tanto a hombres como a mujeres, y podría desarrollarse en tres formatos: anillo vaginal, píldora o parche. Insisten las investigadoras del Departamento de Biología Molecular y Celular de la Universidad de California que lo han llevado a cabo, que el compuesto abre la posibilidad no solo de que se utilice como anticonceptivo habitual, sino también como contraceptivo de emergencia (lo que popularmente se llama ‘la píldora del día después’), ya que se dispone del margen de tiempo suficiente para que el compuesto detenga el último envite que necesita el espermatozoide para que se logre la fecundación.

¿Un anticonceptivo sin efectos secundarios?

El punto fuerte de este posible nuevo anticonceptivo es que al ser un compuesto que no es hormonal, no tiene efectos secundarios ni genera toxicidad. Además, estaríamos ante un recurso seguro y eficaz, que puede ser utilizado por ambos sexos, lo que le convertiría en el todoterreno de los contraceptivos.

Ahora el problema para las investigadoras es encontrar una fuente “barata” para obtener los productos químicos necesarios para elaborarlo, ya que las concentraciones en las plantas silvestres son demasiado bajas para que la extracción resulte rentable. Tampoco se han iniciado los ensayos clínicos con humanos, por lo que tendremos que esperar algunos años hasta ver si este nuevo anticonceptivo se hace realidad.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD