Un implante radioactivo prometedor para tratar el cáncer de páncreas

Un nuevo tratamiento del cáncer de páncreas que combina paclitaxel, un fármaco de quimioterapia, con un implante tumoral radiactivo elimina en ratones este tipo de tumores el 80% de las veces.
Escrito por: Eva Salabert

25/10/2022

Cáncer de páncreas

El cáncer de páncreas es una de las neoplasias con peor pronóstico debido a que generalmente se detecta cuando se encuentra en fases avanzadas y a que, además, es difícil de tratar porque tiene tendencia a desarrollar mutaciones genéticas que lo vuelven resistente a los tratamientos disponibles. De hecho, aunque solo representa el 3,2% de los casos de cáncer, constituye la tercera causa de mortalidad por esta enfermedad.

PUBLICIDAD

Por ello, los resultados de un nuevo estudio pueden suponer un importante avance en el tratamiento del cáncer de páncreas, ya que una novedosa opción terapéutica que combina quimioterapia con un implante tumoral radiactivo ha logrado eliminar por completo los tumores en el 80% de los ratones en diferentes tipos de modelos de cáncer de páncreas, incluidos los que están considerados como los más difíciles de tratar.

La investigación ha sido realizada por ingenieros biomédicos de la Universidad de Duke, que han combinado fármacos quimioterapéuticos tradicionales con una nueva técnica para irradiar el tumor desde el interior; es decir, que en vez de administrar la radiación desde un haz externo que viaja a través del tejido sano, han implantado yodo-131 radiactivo directamente en el tumor dentro de un depósito parecido a un gel que protege el tejido sano y es absorbido por el organismo después de que la radiación se desvanece.

PUBLICIDAD

“Hicimos una inmersión profunda a través de más de 1.100 tratamientos en modelos preclínicos y nunca encontramos resultados en los que los tumores se encogieran y desaparecieran como lo hizo el nuestro”, dijo Jeff Schaal, que ha participado en la investigación durante su doctorado en el laboratorio de Ashutosh Chilkoti, Profesor Distinguido Alan L. Kaganov de Ingeniería Biomédica en Duke. “Cuando el resto de la literatura dice que lo que estamos viendo no sucede, es cuando supimos que teníamos algo extremadamente interesante”. El trabajo se ha publicado en Nature Biomedical Engineering.

La radiación constante al tumor mejora la eficacia de la quimioterapia

Para conseguir una dosis de radiación en el tumor suficientemente elevada para resultar eficaz y al mismo tiempo evitar los efectos secundarios graves, Schaal decidió utilizar una sustancia hecha de polipéptidos similares a la elastina (ELP), que son cadenas sintéticas de aminoácidos que existen en estado líquido a temperatura ambiente, pero forman una sustancia parecida a un gel estable dentro del cuerpo humano que es más cálido. Cuando se inyectan en un tumor junto con un elemento radiactivo, los ELP forman un pequeño depósito que encierra átomos radiactivos. Los investigadores emplearon en este caso yodo-131, un isótopo radiactivo del yodo, porque los médicos lo han estado utilizando en tratamientos médicos durante décadas y se conocen sus efectos biológicos.

Los tumores desaparecieron por completo en tres cuartas partes de los modelos animales de cáncer de páncreas aproximadamente el 80% de las veces

El depósito ELP contiene el yodo-131 e impide que se filtre al cuerpo. El yodo-131 emite radiación beta, que penetra en el biogel y deposita casi toda su energía en el tumor sin afectar al tejido que lo rodea. El depósito de ELP se degrada en sus aminoácidos constituyentes y es absorbido por el cuerpo con el tiempo, pero no antes de que el yodo-131 se haya descompuesto en una forma inofensiva de xenón. “La radiación beta también mejora la estabilidad del biogel ELP”, ha explicado Schaal, “eso ayuda a que el depósito dure más y solo se descomponga después de que se agote la radiación”.

PUBLICIDAD

Schaal y sus colaboradores en el laboratorio de Chilkoti probaron esta nueva terapia junto con paclitaxel, un medicamento de quimioterapia, para tratar varios modelos de cáncer de páncreas en ratones para comprobar si su implante de tumor radiactivo crea efectos sinérgicos con la quimioterapia que la terapia de haz de radiación de duración relativamente corta no produce.

La técnica se probó en ratones con cánceres justo debajo de la piel creados por varias mutaciones diferentes que se sabe que se producen en el cáncer de páncreas, y también en ratones que tenían tumores en el páncreas, mucho más difíciles de tratar. En general, las pruebas mostraron una tasa de respuesta del 100% en todos los modelos, y los tumores desaparecieron por completo en tres cuartas partes de los modelos aproximadamente el 80% de las veces. Además, no se observaron efectos secundarios de inmediato, a excepción de los asociados a la quimioterapia sola.

PUBLICIDAD

“Creemos que la radiación constante permite que los medicamentos interactúen con sus efectos con más fuerza de lo que permite la terapia de haz externo”, ha afirmado Schaal. “Eso nos hace pensar que este enfoque también podría funcionar mejor que la terapia de haz externo para muchos otros tipos de cáncer”.

Esta nueva alternativa terapéutica está todavía en sus primeras etapas preclínicas, por lo que no estará disponible para uso humano a corto plazo. Los autores del estudio han dicho que a continuación tienen que realizar ensayos con animales grandes, en los que se deberá demostrar que la técnica se puede llevar a cabo con precisión con las herramientas clínicas existentes y las técnicas de endoscopia que ya emplean los médicos. Si esta investigación tiene éxito su siguiente objetivo sería un ensayo clínico de Fase 1 en humanos.

PUBLICIDAD

“Mi laboratorio ha estado trabajando en el desarrollo de nuevos tratamientos contra el cáncer durante casi 20 años, y este trabajo es quizás el más emocionante que hemos realizado en términos de su impacto potencial, ya que el cáncer de páncreas en etapa avanzada es imposible de tratar y es invariablemente fatal”, ha dicho Chilkot. “Los pacientes con cáncer de páncreas merecen mejores opciones de tratamiento que las disponibles actualmente, y estoy profundamente comprometido a llevar esto hasta la clínica”.

Actualizado: 25 de octubre de 2022

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD