PUBLICIDAD

Un nuevo test predice el riesgo de cáncer de cérvix seis años antes

Un test que detecta el ARN del VPH (virus del papiloma humano) puede determinar si una mujer desarrollará cáncer de cérvix en los siguientes seis años, reduciendo además un 23% los diagnósticos erróneos por falsos positivos.
Escrito por: Eva Salabert

25/03/2019

Cáncer de cérvix

El virus del papiloma humano (VPH) es una infección de transmisión sexual que en la mayoría de los casos desaparece sin causar problemas, pero ciertos subtipos que se consideran de alto riesgo, como el 16 y el 18, provocan lesiones precancerosas que si no se detectan y tratan a tiempo pueden desencadenar un cáncer de cuello de útero, el cuarto más frecuente en la población femenina.

Actualmente se recomiendan tres tipos de pruebas para comprobar el riesgo que tiene una mujer de desarrollar lesiones precursoras de cáncer de cérvix: la citología o test de Papanicolau, la colposcopia y los test de diagnóstico molecular, que se centran en analizar el VPH. Ahora, una investigación realizada en Alemania ha revelado que un nuevo test que se basa en la detección del ARN del VPH puede determinar si una mujer desarrollará cáncer de cérvix en los siguientes seis años, y además con mayor precisión, ya que disminuye un 23% los fallos diagnósticos por falsos positivos.

Mayor sensibilidad y menos falsos positivos

En el estudio, que se ha publicado en Journal of Clinical Microbiology, han participado 10.040 mujeres que asistían a un cribado rutinario, y según sus resultados, esta nueva prueba de diagnóstico molecular basada en el ARN del virus es capaz de predecir las infecciones con gran sensibilidad (o capacidad para detectar la patología) y una mayor especificidad (capacidad para identificar la ausencia de patología), por lo que constituye una excelente herramienta para mejorar los beneficios de los programas de cribado.

El nuevo test de ARN es una excelente herramienta para mejorar los beneficios de los programas de cribado del cáncer de cérvix

Además, este test evitaría también los problemas asociados al sobrediagnóstico del cáncer de cuello de útero, como la ansiedad de las pacientes, o el seguimiento innecesario de las mujeres que no corren el riesgo de desarrollar este tipo de cáncer en los siguientes cinco años. Y es que según los hallazgos del trabajo, hacer esta prueba de cribado a un millón de mujeres puede evitar el diagnóstico incorrecto de 12.000, lo que significa que solo en España alrededor de 130.000 mujeres de entre 30 y 60 años de edad –que son el sector de población al que van destinadas estas pruebas– no serían diagnosticadas erróneamente.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD