PUBLICIDAD

La proteína p38g, nuevo abordaje para tratar el cáncer de hígado

La proteína p38g podría constituir una nueva diana terapéutica contra el cáncer de hígado, porque en ratones que carecen de ella, o en los que se bloquea su actividad, se retrasa el desarrollo del carcinoma hepatocelular.
Escrito por: Eva Salabert

16/04/2019

Infografía de un cáncer de hígado

Investigadores del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC) han descubierto que la proteína p38gamma, relacionada con el estrés celular y una de las cuatro p38 cinasas que existen, intervine en la división celular de las células hepáticas y podría convertirse en una diana terapéutica para combatir el cáncer de hígado.

Estos expertos, coordinados por Guadalupe Sabio, y que han contado con la colaboración de Silvia Osuna, de la Universidad de Girona, y científicos del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), analizaron la estructura tridimensional de estas cuatro proteínas y comprobaron que la de p38g era muy parecida a la de un grupo de proteínas conocidas como CDKs, que se encargan de regular la división y el ciclo celular y han sido asociadas con el desarrollo de cáncer.

Tanto cuando la proteína p38g estaba ausente, como cuando se bloqueaba su actividad con un fármaco, se lograba retrasar el desarrollo del cáncer de hígado

En pruebas realizadas en el laboratorio observaron que un inhibidor de la CDK2 reducía también la actividad de la p38g, y que ambas actúan sobre una proteína supresora de tumores que es fundamental en la regulación del ciclo celular. Para confirmar si p38g estaba involucrada en la división celular indujeron químicamente cáncer hepático en ratones, con o sin la proteína, y comprobaron que tanto cuando la proteína estaba ausente, como cuando bloqueaban su actividad con un fármaco, se lograba retrasar el desarrollo del tumor.

Los niveles de p38g en el hígado aumentan en la fibrosis hepática

Guadalupe Sabio ha explicado que los hallazgos del estudio –que se ha publicado en Nature– podrían ser similares en los seres humanos. Los autores del trabajo han comprobado, en colaboración con el Hospital Universitario de Salamanca, que en los casos de fibrosis hepática –una condición previa al cáncer y mucho mayor en pacientes con cáncer de hígado– se incrementan los niveles de esta proteína en el hígado, por lo que es posible que un medicamento cuyo mecanismo de acción se basara en la inhibición específica de p38g resultara eficaz para tratar este tipo de neoplasia.

Esta opción terapéutica presenta un beneficio adicional en comparación con la inhibición por otras vías, ya que los resultados del estudio sugieren que la p38g controlaría el comienzo de ciclo celular tras el estrés, lo que significa que el hecho de bloquear su actividad no afectaría a otros tejidos en continua proliferación, como el intestino.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD