PUBLICIDAD

Ingerir demasiadas calorías puede aumentar el riesgo de cáncer de mama

Una excesiva ingesta de calorías que supere las necesidades de energía diarias aumenta la densidad de las mamas, lo que está considerado como uno de los principales factores de riesgo del cáncer de mama.
Escrito por: Caridad Ruiz

02/11/2018

Mujer con una cinta métrica sobre el pecho

Un estudio español en el que han participado más de 3.000 mujeres ha comprobado que comer en exceso, con un aporte de calorías mayor del necesario podría incrementar el riesgo de padecer un cáncer de mama, porque aumenta la densidad mamográfica. La investigación ha sido realizada por Marina Pollán y Virginia Lope, investigadoras del CIBERESP en el Centro Nacional de Epidemiología y se ha publicado en la revista Maturitas.

“La densidad mamográfica es un factor de riesgo claramente reconocido de cáncer de mama. Se ha observado que las mujeres con una densidad mamaria superior al 75% presentan casi cinco veces más riesgo de desarrollar este tumor. Por tanto, las mujeres con una ingesta calórica muy elevada pueden ver aumentada su densidad mamográfica, con el consecuente incremento en el riesgo de desarrollar un cáncer de mama”, explica a Webconsultas la investigadora Virginia Lope.

Las mujeres con una densidad mamaria superior al 75% presentan casi cinco veces más riesgo de desarrollar este tumor

Esta experta añade que “la densidad mamográfica se define como la proporción de la mama ocupada por tejido fibroglandular denso. Radiológicamente la mama está formada por el tejido fibroglandular y el tejido graso. La grasa es radiológicamente traslúcida, por lo que los rayos X pueden pasar a través de ella sin impedimento. Por eso aparece más oscura en la mamografía. El tejido fibroglandular es radiológicamente denso y bloquea los rayos X más que el tejido graso, y se distingue en las mamografía como zonas claras o densas”.

Asociación entre densidad mamográfica e ingesta calórica

Se trata del primer estudio que analiza el efecto que tiene el consumo excesivo o deficitario de calorías sobre la densidad mamográfica, teniendo en cuenta los requerimientos energéticos individuales de cada mujer. Para ello, los investigadores analizaron a un total de 3.517 mujeres, de entre 45 y 68 años, procedentes de los programas de cribado de A Coruña, Barcelona, Burgos, Palma, Pamplona, Valencia y Zaragoza.

Asociación entre densidad mamográfica e ingesta calórica

Las participantes tenían que informar sobre su ingesta de alimentos y su estilo de vida, y se les hizo una mamografía para medir la densidad mamográfica. La intención era averiguar qué factores relacionados con el estilo de vida pueden modificar la densidad de las mamas. “Para analizar la asociación entre densidad mamográfica y la ingesta calórica se tuvo en cuenta la edad, el estatus menopaúsico, el índice de masa corporal, el número de hijos, el consumo de tabaco, la historia familiar de cáncer de mama, la existencia de biopsias previas, la edad de la menarquia y el grado de adherencia a un patrón de dieta occidental”, afirma la investigadora del Centro Nacional de Epidemiología.

El exceso de calorías aumenta la densidad mamaria

Después de tratar estos datos con un software especial descubrieron que las mujeres cuya ingesta calórica era superior a la necesaria presentaban una mayor densidad mamaria, sobre todo cuando el consumo calórico superaba en un 40% sus necesidades reales.

Se ha comprobado que limitar la ganancia de peso por restricción calórica protege del cáncer mamario

También observaron que la densidad mamaria aumentaba un 5% por cada incremento de un 20% en la ingesta calórica, especialmente entre las mujeres que no han sido madres, en mujeres con historial familiar de cáncer de mama, y en las que seguían una dieta más de corte occidental que mediterránea. Ingerir menos calorías de las necesarias, en cambio, no influía en la densidad mamaria de las participantes.

Otros estudios ya habían relacionado la obesidad y la ganancia de peso con un mayor riesgo de cáncer de mama en mujeres posmenopáusicas, y en estudios con animales de experimentación se ha comprobado que limitar la ganancia de peso por restricción calórica protege del cáncer mamario. Según la Asociación Española contra el Cáncer, en España se detectan cada año 26.000 casos de cáncer de mama, lo que supone casi el 30% de los tumores diagnosticados en la mujer.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD