PUBLICIDAD

Una combinación de fármacos combate las resistencias en cáncer de mama

Combinar el fármaco everolimus y dosis no tóxicas de Alisertib, una molécula experimental, evita la resistencia al tratamiento del cáncer de mama, frenando el crecimiento de los tumores y eliminando las células cancerosas.
Escrito por: Eva Salabert

27/06/2018

Cáncer de mama

El everolimus con la molécula alisertib permite contrarrestar las resistencias al tratamiento del cáncer de mama.

Numerosos estudios realizados con el objetivo de curar el cáncer de mama se han centrado en desarrollar un fármaco capaz de actuar sobre la vía de señalización de la fosfoinositol 3-quinasa (PI3K) –una familia de enzimas–, ya que los científicos habían descubierto que alrededor del 60% de los tumores de mama presentan defectos en esta vía de señalización, por lo que se consideraba una diana terapéutica para combatir la enfermedad.

Sin embargo, a pesar de los esfuerzos y el dinero invertidos, los medicamentos diseñados para actuar de forma dirigida sobre la vía PI3K han fracasado. Ahora, una nueva investigación ha descubierto por qué, y ha comprobado que combinar un fármaco ya aprobado –everolimus– con la molécula experimental alisertib o MLN8237, permite contrarrestar las resistencias al tratamiento del cáncer de mama y frenar el crecimiento de los tumores con receptores de estrógenos positivos, eliminando además a las células cancerígenas.

Enzima responsable de resistencias al tratamiento del cáncer de mama

Los autores del trabajo, científicos de la Universidad de California en San Francisco (Estados Unidos), estudiaron las quinasas –más de 500 enzimas que intervienen en un gran número de funciones biológicas esenciales para nuestro cuerpo–, y en concreto se centraron en 151 quinasas, para descubrir cuáles podrían estar involucradas en los mecanismos de los que se sirven las células cancerosas para desarrollar resistencias frente a los fármacos destinados a actuar sobre la vía PI3K.

La nueva terapia logró reducir el tamaño de los tumores de mama en los ratones tratados, sin causar efectos adversos significativos

De esta forma, lograron determinar que la enzima Aurora Quinasa A era la principal responsable de promover dichas resistencias en el caso del cáncer de mama. Sourav Bandyopadhyay, el director del estudio, que se ha publicado en Nature Chemical Biology, ha explicado que esta enzima se relacionó con el desarrollo de resistencias frente a todos los fármacos específicamente dirigidos frente a la vía PI3K que evaluaron.

Una terapia eficaz contra el cáncer de mama recurrente avanzado

Tras el hallazgo, los investigadores decidieron comprobar si podían bloquear la actividad de la Aurora quinasa A para conseguir que los fármacos dirigidos frente a la vía PI3K resultasen eficaces. Y lo que hicieron fue administrar una combinación de everolimus –un fármaco que prolonga unos meses la supervivencia de pacientes con cáncer de mama recurrente avanzado– con dosis tolerables (no tóxicas) de la molécula experimental MLN8237. Esta nueva terapia, que se probó en 12 tipos distintos de células de cáncer de mama humanas –tanto en cultivos celulares, como en ratones a los que se las habían inoculado– logró destruir la mayoría de estos cultivos y reducir el tamaño de los tumores en los nueve roedores tratados, sin causar efectos adversos significativos.

Bandyopadhyay ha afirmado que los resultados de la investigación tienen implicaciones clínicas inmediatas, y el equipo de científicos ya está planeando un ensayo clínico que permita evaluar si esta combinación de fármacos es capaz de prolongar la supervivencia de pacientes con cáncer de mama recurrente avanzado.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD