PUBLICIDAD

Un fármaco para el cáncer de mama, útil contra tumores de páncreas

El tamoxifeno, un medicamento que se usa para tratar y prevenir el cáncer de mama, demuestra su capacidad para debilitar la estructura externa de tumores de páncreas en ratones y en cultivos celulares.
Escrito por: Eva Salabert

10/01/2019

Cáncer de páncreas, ilustración

Administrar tamoxifeno a ratones con cáncer de páncreas y en cultivos celulares que simulan este tipo de neoplasia ha demostrado que puede lograr ablandar la estructura externa del tumor –que se conoce como estroma y resulta clave para el progreso de la enfermedad–, y neutralizar la defensa metabólica contra la hipoxia, lo que debería reducir tanto la proliferación como la supervivencia de las células cancerosas.

Los tumores de páncreas, el más frecuente de los cuales es el adenocarcinoma ductal, no responden bien a los tratamientos disponibles debido a que se protegen tras una coraza compuesta por diversos tipos de fibras –el estroma–, que impide que los fármacos actúen. Además, estos tumores pancreáticos segregan proteínas que reprograman el metabolismo normal de las células para que puedan resistir sin oxígeno, una situación que se conoce como hipoxia.

Al observar mamografias de mujeres con riesgo de cáncer de mama descubrieron que la fibrosis se reducía significativamente en las que estaban tomando tamoxifeno

El nuevo efecto del tamoxifeno, un medicamento ya conocido, que se caracteriza por bloquear receptores de estrógeno –hormonas femeninas que regulan el desarrollo de algunos tumores de mama– y se emplea desde hace más de 50 años para prevenir recidivas de cáncer de mama, ha sido descubierto por un grupo de científicos dirigidos desde el Imperial College de Londres, que han publicado los resultados obtenidos en la revista EMBO Reports.

El tamoxifeno reduce el tejido fibroso del estroma del tumor

Los receptores que bloquea el tamoxifeno no se encuentran en otros cánceres y por ello no se habían investigado hasta ahora otros usos potenciales del fármaco. Armando del Río, investigador del Imperial College que ha liderado el trabajo, ha explicado, sin embargo, que al observar mamografias de mujeres con riesgo de cáncer de mama les llamó la atención que la fibrosis (el tejido fibroso del estroma) se reducía significativamente en aquellas que estaban tomando este fármaco, lo que les llevó a pensar que este medicamento tenía un nuevo mecanismo de acción desconocido.

Si esta capacidad del tamoxifeno para modificar el estroma, y frenar así la proliferación y el crecimiento de los tumores sólidos, se confirma en nuevos estudios clínicos, podría contribuir al desarrollo de nuevas opciones terapéuticas tanto para el tratamiento del cáncer de páncreas, como para el de otros tumores sólidos que forman estromas como el de pulmón, el de hígado, y el de mama. Aunque los expertos han señalado que todavía es necesario demostrar su efecto antitumoral in vivo, y además en el estudio se emplearon dosis del fármaco muy superiores a las que actualmente se usan en el tratamiento del cáncer de mama.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD