PUBLICIDAD

Hallan un fármaco eficaz para frenar el linfoma de células del manto

Una molécula epigenética capaz de frenar la proliferación de las células del linfoma del manto podría contribuir al desarrollo de un fármaco que aumentase la supervivencia de los afectados por este tipo de cáncer.
Escrito por: Eva Salabert

15/06/2018

Ilustración 3d cáncer

Los efectos del fármaco se han comprobado en células cultivadas, ratones y células de pacientes.

El linfoma de células del manto (LCM) es un tipo de cáncer de la sangre que se origina en los linfocitos B, que es muy agresivo y tiene mal pronóstico, ya que se suele detectar en etapa avanzada cuando ya ha afectado a distintos órganos del cuerpo. El principal problema al que se enfrentan los especialistas que tratan esta enfermedad es que no disponen de medicamentos que permitan frenar la proliferación de las células malignas.

Por ello, una molécula epigenética descubierta en un estudio realizado por un equipo de científicos dirigido por Manel Esteller, director del Programa de Epigenética y Biología del Cáncer (PENC) del Instituto de Investigaciones Biomédicas de Bellvitge (Idibell), que ha demostrado su eficacia para detener el crecimiento de este tipo de células cancerosas, podría convertirse en una nueva opción terapéutica para aumentar la supervivencia de los afectados por LCM.

Los investigadores esperan que su descubrimiento pueda convertirse en una nueva opción terapéutica para aumentar la supervivencia de los afectados por LCM

El fármaco tiene poca toxicidad para las células sanas

Los efectos beneficiosos del fármaco se han comprobado en células cultivadas, estudios con ratones y células procedentes de pacientes. El mecanismo de actuación de la molécula consiste en inhibir el gen HDAC6, una proteína que altera químicamente otras proteínas mediante la acetilación, según ha explicado Esteller.

El investigador ha añadido que estudiaron muchos y diferentes tipos de cáncer y se dieron cuenta de que en este tipo de linfoma la eficacia de esta molécula era máxima, y que además constituía un tratamiento muy específico contra las células cancerosas y parecía tener poca toxicidad para las células sanas del mismo paciente, como los linfocitos T.

La investigación, en la que han colaborado los Servicios de Hematología del Instituto Catalán de Oncología (ICO) en Hospitalet y Badalona y el Instituto Josep Carreras (IJC), se ha publicado en Haematologica, y sus autores confían en que pronto se pueda plantear utilizar esta molécula en los ensayos clínicos que se realicen el año próximo.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD