PUBLICIDAD

  1. Inicio
  2. Noticias
  3. Noticias de Salud al día

Dormir mucho o muy poco, factores de riesgo del síndrome metabólico

Dedicar menos de seis horas diarias a dormir o más de diez incrementa el riesgo de desarrollar síndrome metabólico, y presentar mayor perímetro abdominal y un aumento en los niveles de triglicéridos.
Escrito por: Natalia Castejón

15/06/2018

Hombre que duerme poco

Las mujeres que dormían por debajo de seis horas cada noche tenían más grande el contorno de la cintura abdominal.

El descanso nocturno es fundamental para llevar una correcta salud. En su justa medida podríamos añadir. Y es que, si ya sabíamos que dormir poco genera lapsus mentales y dormir mucho incrementa el riesgo de ictus, ahora un nuevo estudio realizado por miembros del Colegio de Medicina de la Universidad Nacional de Seúl (Corea del Sur) ha llegado a la conclusión que, tanto por defecto como por exceso, el sueño puede aumentar el riesgo de síndrome metabólico –la aparición de al menos tres de las patologías siguientes, hipertensión, obesidad abdominal, diabetes, una disminución del colesterol HDL (‘bueno’) y el aumento de la cantidad de triglicéridos–.

La investigación, publicada en la revista BMC Public Health, ha contado con los datos de 133.608 norcoreanos con edades comprendidas entre 40 y 69 años que participaron en el estudio comunitario HEXA entre 2004 y 2013. En él se tuvieron en cuenta, además de los cuestionarios sobre las horas de descanso de cada individuo, el historial médico y familiar, el consumo de medicamentos, el tipo de dieta o la actividad física, entre otras variables. Del total, el 12,7% de las mujeres y el 10,9% de los hombres declararon que tenían duraciones del sueño inferiores a seis horas, mientras que tan solo un 1,7% de las féminas y el 1,5% de los varones durmió más de 10 horas.

Se cree que el aumento del riesgo de síndrome metabólico se debe en parte a una alteración hormonal que causa apetito y menos gasto energético

La carencia o el exceso de sueño no afecta igual a los dos sexos

Aunque todavía se desconocen los mecanismos biológicos de esta asociación, Claire Kim, principal autora del estudio, cree que entre ellos podría encontrarse implicada la alteración de las hormonas, que pueden provocar un mayor apetito, ingesta calórica o una reducción en el gasto energético de los que duermen menos de siete horas diarias, que podría provocar un aumento del tamaño de la cintura y más obesidad.

Los resultados demostraron que la prevalencia general del síndrome metabólico fue del 29,1% en los hombres y del 24,5% en las mujeres. Sin embargo, la escasez o el abuso de descanso no tenía las mismas consecuencias para la salud en ambos sexos. Aquellos que dormían menos de seis horas al día presentaron un mayor riesgo de síndrome metabólico y más posibilidades de tener un mayor perímetro abdominal. Este último problema también lo tuvieron los que dedicaban más de 10 horas al sueño, además de unos niveles de triglicéridos notablemente más altos.

En el caso de las mujeres, aquellas que dormían por debajo de seis horas cada noche tenían más grande el contorno de la cintura abdominal, y las que abusaban del sueño y le dedicaban más de 10 horas tuvieron más riesgo de síndrome metabólico, de tener niveles más altos de triglicéridos y azúcar en sangre y menor cantidad de colesterol HDL (‘bueno’).

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD