PUBLICIDAD

Más de 100 mil mexicanos morirán este año consecuencia de la diabetes

12 millones de mexicanos tuvieron diabetes en 2017, una cifra en aumento que se prevé llegue a 21,8 millones en el 2045. Las razones apuntan a un sistema sanitario deficiente y unos malos hábitos en la población.
Escrito por: Natalia Castejón

12/09/2018

Problemas con la diabetes

Photo by stevepb on Pixabay

México está sumido en una epidemia de diabetes desde 2016, según su Secretaria de Salud: 1 de cada diez personas la padecen. Tanto es así que en 2015 murieron más de 98 mil mexicanos como consecuencia de la enfermedad, convirtiéndose en la segunda causa de muerte del país y se estima que para este año aumentarán hasta llegar a los 100 mil fallecimientos.

Estas cifras tan elevadas han hecho saltar la alarma, por lo que la ONG El Poder del Consumidor ha realizado un estudio llamado Voces de la diabetes en México, en el que han entrevistado a 42 personas con diabetes mellitus tipo 2 de la zona sur, centro y norte del país desde septiembre de 2017 hasta mayo de 2018. La finalidad de la investigación era dar voz a los afectados por esta enfermedad y encontrar las causas de este aumento de casos en México, que en 2017 se contabilizaban en 12 millones de individuos, una cifra que se prevé que aumente a 21,8 millones en 2045, según datos de la Federación Internacional de Diabetes.

La diabetes tiene grandes complicaciones para la salud que fueron visibles en el grupo que participó en el estudio, donde había diagnósticos de pie diabético, ceguera, infección o insuficiencia renal y amputaciones, esta pérdida de extremidades, según la investigación, podría ocurrirle a más de 70 mil personas en este mismo año.

Causas del aumento de la diabetes en México

Las principales causas de este incremento de pacientes diabéticos que se recogen en la publicación son los malos hábitos alimenticios, como el gran consumo de comida rápida o de refrescos azucarados, el sedentarismo de la población general y un servicio médico deficiente, donde se cuenta con tan solo 2,2 doctores por cada 1.000 habitantes –el promedio de los países miembros de la OCDE es de 3,3– y al que un 25% de la población no tiene acceso.

La probabilidad de tener diabetes es 1,94 veces mayor en los habitantes de los municipios pobres urbanos de México

Según los cuestionarios que rellenaron los participantes, encontraban carencias notables en el sistema sanitario mexicano, entre las que destacaban los largos tiempos de espera, un mal trato a los pacientes y familiares, los pocos y anticuados aparatos para realizar los tratamientos necesarios y la inestabilidad y falta de doctores.

La población pobre de México es más proclive a tener diabetes

Otra de las características de aquellos que tienen diabetes en México es que su incidencia varía en función del nivel socioeconómico de la persona. Según Rafael González Guzmán, miembro de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) la probabilidad de tener diabetes es 1,94 veces mayor en los habitantes de los municipios pobres urbanos, en comparación con los de mejor posición económica. Además, los pacientes pobres tienen una esperanza de vida de 63 años, mientras que uno con más poder adquisitivo vive 8 años más de media.

Las posibles causas que exponen son que este colectivo de personas con un nivel socioeconómico bajo tienen un acceso limitado a alimentos frescos y saludables –ya que tienen un precio medio-alto– y muchos de ellos no pueden darse hemodiálisis ni diálisis peritoneal porque no lo incluye el seguro popular, lo que no permite recibir el tratamiento para mejorar su salud.

Posibles soluciones a la epidemia de diabetes

Con el estudio nombrado, los autores pretenden hacer presión a las autoridades pertinentes para que tomen medidas para luchar contra la diabetes. Entre las propuestas incluidas se encuentran:

  • Un mayor número de médicos por habitantes.
  • Más acceso a medicamentos, tiras reactivas, glucómetros y aparatos para tratamientos.
  • Una regulación más estricta para las empresas de comida rápida.
  • La prohibición de refrescos con azúcar o edulcorados en los colegios.
  • Instalación de más fuentes de agua potable.
  • Una campaña de fomento de la lactancia materna y la dieta equilibrada durante el embarazo y la infancia.
  • Crear zonas que promuevan la realización de ejercicio físico, como parques y jardines.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD