PUBLICIDAD

La molécula VIP reduce los síntomas de aterosclerosis y miocarditis

Un estudio en ratones ha revelado que el péptido intestinal vasoactivo (VIP) es capaz de reducir la cantidad y tamaño de las placas ateroscleróticas que obstruyen las arterias, y los daños causados por la miocarditis.
Escrito por: Eva Salabert

07/06/2018

Imagen al detalle de los efectos de la aterosclerosis

El VIP actúa en diferentes procesos que intervienen en el desarrollo de las placas ateroscleróticas y la miocarditis.

La aterosclerosis (acumulación de placas de material graso en las arterias, que las estrechan o bloquean) y la miocarditis, o inflamación del corazón debida a la exposición a toxinas o agentes infecciosos, podrían tratarse eficazmente con una molécula –el péptido intestinal vasoactivo (VIP)– que ha demostrado su capacidad para reducir la cantidad y tamaño de las placas ateroscleróticas, y para disminuir los daños cardíacos que provoca la miocarditis.

La investigación que ha llegado a estas conclusiones ha sido realizado con ratones por un equipo internacional compuesto por científicos del Instituto de Parasitología y Biomedicina López-Neyra, la Universidad de Granada y la Universidad de Harvard, y en la que también han participado científicos del Consejos Superior de investigaciones Científicas (CSIC).

La miocarditis y la cardiomiopatía dilatada que provoca son importantes causas de fallo cardíaco en adultos jóvenes

Según ha explicado Mario Delgado, del Instituto de Parasitología y Biomedicina López-Neyra, el VIP tiene la capacidad de actuar a varios niveles en diferentes procesos patológicos que intervienen en el desarrollo de las placas ateroscleróticas y la miocarditis, y esto supondría una ventaja en comparación con otras terapias que se usan actualmente y que actúan sobre un solo componente.

VIP, eficaz y segura también en otras patologías

De hecho, los buenos resultados del trabajo, que se han publicado en Journal of Immunology, animan a continuar estudiando el empleo de esta molécula para desarrollar terapias que permitan tratar la aterosclerosis, la inflamación cardíaca y la cardiomiopatía dilatada en los seres humanos. Además, VIP ya se ha utilizado anteriormente en otros modelos de enfermedades autoinmunes y cardiovasculares, y en el tratamiento de patologías respiratorias e inflamatorias en pacientes humanos, en los que ha demostrado su eficacia y seguridad.

Las enfermedades cardiovasculares constituyen la primera causa de mortalidad en el mundo, y la aterosclerosis es uno de los principales factores de riesgo para sufrir un infarto de miocardio e isquémico, mientras que la miocarditis y la cardiomiopatía dilatada que provoca son importantes causas de fallo cardíaco en adultos jóvenes, por lo que esta nueva opción terapéutica que, según Delgado, "corrige la respuesta autorreactiva e inflamatoria contra la pared arterial y miocardio, y genera una respuesta protectora de mantenimiento de tolerancia inmunológica", puede ser de gran ayuda para combatir estas patologías.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD