PUBLICIDAD

Un brazalete detecta crisis epilépticas nocturnas y evita muertes

Nightwatch es un nuevo dispositivo capaz de detectar el 85% de las convulsiones nocturnas que pueden sufrir las personas con epilepsia y emitir una alerta, lo que ayudaría a reducir las muertes súbitas en estos pacientes.
Escrito por: Eva Salabert

08/11/2018

Un brazalete detecta crisis epilépticas nocturnas y evita muertes

The Nightwatch. Foto: Livassured

Uno de los riesgos que amenazan a las personas con epilepsia es que, si durante el descanso nocturno experimentan una de las crisis epilépticas que caracterizan a esta enfermedad, pueden llegar a sufrir una muerte súbita, sin posibilidad de dar la voz de alarma, ni de que sus familiares o cuidadores se percaten hasta que ya es demasiado tarde.

Para tratar de evitarlo, un grupo de investigadores de los Países Bajos acaba de diseñar un nuevo dispositivo en forma de brazalete, denominado Nightwatch, que puede detectar dos factores clave que indican que el paciente está sufriendo un ataque grave: una frecuencia cardíaca excesivamente rápida y movimientos de sacudidas rítmicas. Cuando esto se produzca, el dispositivo procederá a enviar una alerta inalámbrica al acompañante o cuidador del paciente.

Un uso correcto de Nightwatch podría reducir hasta dos tercios los casos de muerte súbita durante el sueño en los pacientes epilépticos

El nuevo producto se ha probado con éxito en un estudio, publicado en Neurology, en el que han participado 28 personas con epilepsia y discapacidad intelectual durante un promedio de 65 noches, y la actividad de la pulsera se restringió a emitir la señal de alarma cuando detectaba una convulsión grave. Durante el ensayo, también se grabó a los pacientes con una cámara para comprobar si se había producido algún ataque no registrado por el dispositivo, o este había fallado al identificar falsas alarmas.

Un sistema mucho más eficaz que los sensores estándar

Los investigadores confirmaron que el brazalete había detectado el 85% de los ataques graves y el 96% de los más graves (convulsiones tónico-clónicas), lo que supone que el resultado obtenido es muy bueno. A efectos de comparar el nuevo producto con los empleados de forma estándar para detectar crisis similares, se probó al mismo tiempo un sensor que se coloca en la cama y reacciona a las vibraciones producidas por las sacudidas del paciente.

El sensor colocado en la cama del paciente solo detectó el 21% de los ataques graves. De hecho, permaneció en silencio, indebidamente, una de cada cuatro noches por paciente, mientras que el Nightwatch solo se perdió un ataque grave por paciente en una de cada 25 noches, de media. Además, el brazalete fue bien tolerado por los pacientes, que no reportaron haber experimentado grandes molestias con su uso.

Los resultados han demostrado la eficacia del dispositivo, y el Dr. Johan Arends, neurólogo y director del estudio, ha explicado que ahora su uso se puede extender a los adultos con epilepsia, tanto en las instituciones como en los hogares, y añade que confía en que esto reduzca dos tercios de los casos de muerte súbita durante el sueño en estos pacientes, aunque esto depende de lo rápida y adecuadamente que respondan los cuidadores o familiares cuando suene la alarma, pero, en general, podría salvar miles de vidas.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD