PUBLICIDAD

Sanidad advierte que carbimazol y tiamazol pueden causar pancreatitis

La AEMPS advierte a las personas con hipertiroidismo medicadas con carbimazol o tiamazol que dejen de tomarlos si sufren pancreatitis aguda, y alerta de que pueden provocar malformaciones fetales.
Escrito por: Caridad Ruiz

08/02/2019

Pancreatitis

La Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (AEMPS) ha notificado casos de pancreatitis aguda asociados al uso de carbimazol/tiamazol –dos fármacos antitiroideos–, y por ello recomienda a los pacientes que ya han desarrollado esta enfermedad que suspendan de inmediato el tratamiento y no se lo administren de nuevo. También advierte que tomarlos durante el embarazo incrementa el riesgo de malformaciones fetales.

Estos dos medicamentos se recetan cuando es necesario reducir la función de la tiroides como ocurre con enfermos de hipertiroidismo, en el caso de crisis tirotóxicas, o como preparación del paciente cuando se le va a someter a una tiroidectomía (extirpación total o parcial del tiroides).

La AEMPS, en su comunicado, ha informado de que la mayoría de los pacientes con pancreatitis aguda mejoraron cuando el tratamiento se suspendió, pero cuando tiempo más tarde se reinició, esta patología volvió a aparecer, e incluso los síntomas se presentaron antes que en el primer episodio. Por ese dato, los expertos piensan que la pancreatitis aguda podría estar causada por un mecanismo inmunológico.

Más riesgo de malformaciones fetales si se toman en el embarazo

La AEMPS, además, ha alertado de que carbimazol/tiamazol pueden provocar malformaciones congénitas en el feto, especialmente cuando la embarazada se trató en el primer trimestre, o con dosis elevadas. Las malformaciones notificadas son graves, e incluyen malformaciones craneoencefálicas, aplasia cutánea congénita (ausencia de piel en algunas zonas del cuerpo), onfalocele (un defecto que provoca que algunos órganos como el intestino o el hígado salgan de la pared abdominal a través del ombligo), atresia esofágica (una malformación del esófago, que no llega a conectarse con el estómago), anomalía del conducto onfalomesentérico y defecto septal ventricular (deformación en la pared que divide los ventrículos del corazón).

Las mujeres en edad reproductiva que necesiten tomar estos medicamentos deben usar métodos anticonceptivos eficaces, y consultar antes de planificar un embarazo

Por ello aconseja que, si bien es necesario que las embarazadas con hipertiroidismo sigan un tratamiento para evitar complicaciones maternas y fetales graves, solo se administre carbimazol/tiamazol cuando antes de la gestación no fue posible una tiroidectomía o un tratamiento con yodo radioactivo, y si la enfermedad apareció por primera vez en el embarazo o recurrió durante el mismo.

En estos casos, el organismo del medicamento español señala que tras una exhaustiva evaluación de los beneficios y riesgos que comportan estos fármacos, se debe informar convenientemente a la gestante, y utilizar la dosis mínima efectiva, así como establecer un férreo control de la salud materna, fetal y neonatal.

La AEMPS advierte a los profesionales sanitarios que a las mujeres en edad reproductiva que deban tratarse con estos medicamentos se les advierta de la necesidad de usar métodos anticonceptivos eficaces a lo largo del tratamiento, y que consulten si desean planificar un embarazo.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD