PUBLICIDAD

Hallan los factores del trasplante de células madre que eliminan el VIH

Científicos del IrsiCaixa y el Hospital Gregorio Marañón identifican los factores determinantes para que un trasplante de células madres haya conseguido que el VIH desaparezca de la sangre y tejidos de cinco pacientes.

16/10/2018

Hallan los factores del trasplante de células madre que eliminan el VIH

Científicos españoles han logado la eliminación del VIH en cinco pacientes infectados con el virus tras ser sometidos a trasplantes de células madre procedentes de médula ósea. El estudio se ha publicado en la revista Annals of Internal Medicine. Los investigadores del Instituto de Investigación del Sida IrsiCaixa (Barcelona) y del Hospital Universitario Gregorio Marañón (Madrid) han asegurado que tras el trasplante de células madre los pacientes analizados tienen el virus indetectable en sangre y tejido. Incluso uno de ellos ni tan siquiera tiene anticuerpos. Este descubrimiento podría ser el inicio de nuevos tratamientos para curar el sida con menos efectos secundarios que los que presentan los antirretrovirales.

No obstante, estos seis pacientes –uno de los participantes, cuyo trasplante fue de células del cordón umbilical, aún tenía un reservorio de VIH detectable– de momento, mantienen el tratamiento antirretroviral, pero los investigadores creen que por la procedencia de las células madre y el tiempo que ha pasado desde el trasplante es posible que el virus haya desaparecido del todo y por lo tanto los pacientes se hayan curado.

La clave de la curación del sida: el reservorio viral

Uno de los motivos por los que los actuales tratamientos no consiguen curar del todo el sida es el reservorio viral, formado por células infectadas por el virus que permanecen en estado latente y que el sistema inmunitario no puede detectar ni destruir. Pero el trasplante de células madre sí que podría eliminar ese reservorio, como ha demostrado esta investigación.

Para este estudio se tuvo en cuenta un caso conocido como “El paciente de Berlín”, el único caso probado en el mundo de una persona que se ha curado del sida. Se trata de un ciudadano, Timothy Brown, infectado con el VIH que en 2008 se sometió a un trasplante de células madre para tratar una leucemia. El donante tenía una mutación llamada CCR5 Delta 32 que hacía que sus células sanguíneas fueran inmunes al VIH, al evitar la entrada del virus en ellas. Este paciente en su día dejó la medicación antirretroviral y 11 años después sigue sin el virus. A partir de entones se abrió una nueva vía de investigación con células madre para curar el sida.

Factores como la procedencia de las células madre donadas y trasplantadas, el tiempo que tardan en reemplazarse y la enfermedad del injerto contra huésped son claves para el éxito del trasplante en la erradicación del VIH

Con esta idea, los investigadores españoles eligieron seis pacientes con VIH y con una enfermedad hematológica. Para curar esta patología todos habían recibido un trasplante de células madre y habían sobrevivido dos años a esa patología, pero con una peculiaridad: los donantes no tenían la mutación CCR5 Delta 32. Con ello, los científicos querían saber si en la eliminación del VIH influía además de esa mutación otras circunstancias como la procedencia de las células madre, el tiempo que tardan en reemplazarse las células receptoras por las del donante y la enfermedad del injerto contra huésped, reacción que se da cuando las células del donante atacan a las receptor. Tras el trasplante, los seis pacientes mantuvieron el tratamiento antirretroviral, pero sí que dejaron de tomar los fármacos inmunosupresores una vez que se confirmó la remisión de la enfermedad hematológica que sufrían.

Tras varios análisis los investigadores comprobaron que cinco de los pacientes presentaban un reservorio indetectable en sangre y tejidos, lo que no ocurre con la medicación antirretroviral, ya que siempre se les localiza reservorios del virus. En uno de esos cinco, incluso los anticuerpos virales habían desparecido, completamente, siete años después del trasplante

El único paciente que mostraba un reservorio de VIH había recibido células madre procedentes de cordón umbilical, mientras que el resto procedían de médula ósea. Además tardó 18 meses en reemplazar sus células por las del donante. Así comprobaron que cuanto más corto es este plazo más efectiva es la reducción del reservorio. También comprobaron que en este paciente no se había dado el efecto enfermedad de injerto contra huésped. En el resto sí, pero de forma controlada, de forma que se destruyeran las células tumorales del enfermo y al mismo tiempo las del reservorio viral, pero sin otras complicaciones importantes.

Ahora, el siguiente paso es realizar un ensayo clínico para interrumpir la medicación antirretroviral en algunos de estos pacientes y suministrarles nuevas inmunoterapia, para comprobar que el virus verdaderamente ha desaparecido por completo de sus organismos.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD