PUBLICIDAD

Un sistema inmune hiperactivado podría causar la fatiga crónica

Científicos británicos han encontrado una posible explicación al origen del síndrome de fatiga crónica: los síntomas podrían comenzar tras una infección, asociados a una respuesta exagerada del sistema inmune del enfermo.
Escrito por: Caridad Ruiz

03/01/2019

Persona en la oficina con síntomas de fatiga

El síndrome de fatiga crónica (SFC) o encefalomielitis miálgica podría estar causado por un sistema inmunitario hiperactivo, según un estudio del Instituto de Psiquiatría, Psicología y Neurociencias del King’s College de Londres (Reino Unido), publicado en Psychoneuroendocrinology, que ha revelado que cuando el organismo tiene una respuesta inmunitaria exagerada puede desencadenar este trastorno. El estudio se inició porque es frecuente que las personas con esta patología recuerden que los primeros síntomas comenzaron tras una infección.

Para llevar a cabo la investigación, los científicos eligieron a 55 enfermos de hepatitis C que habían recibido interferón alfa de 6 a 12 meses. Este fármaco se utiliza para tratar esta enfermedad, y en algunas personas causa un cansancio persistente. A los participantes se les hizo un estudio antes, durante y tras el tratamiento, para medir sus niveles de fatiga y sus marcadores inmunitarios. De todos ellos, 18, es decir, alrededor de un tercio, desarrollaron un agotamiento que duró más de seis meses después de acabar con la medicación.

Una respuesta inmunitaria exagerada puede desencadenar cambios en el cerebro, los músculos y el metabolismo, provocando un cansancio persistente

Una respuesta inmune aumentada

Este grupo, que antes del tratamiento no había referido fatiga, experimentó una mayor respuesta inmune: los resultados de sus análisis sanguíneos demostraron que los niveles de moléculas mensajeras del sistema inmune interleucina 10, e interleucina 6, se había duplicado, aunque ya estaban algo elevados antes de comenzar la terapia.

Según los expertos, estos datos sugieren que las personas que desarrollan SFC tras una infección lo hacen porque su sistema inmunológico se encuentra diseñado, quizás genéticamente, para reaccionar de manera exagerada. Lo más curioso es que una vez que estos pacientes desarrollaron unos síntomas similares a la fatiga crónica ya no se observaron grandes diferencias en sus niveles de moléculas del sistema inmune en comparación con los que no desarrollaron el cansancio.

Al mismo tiempo, los investigadores analizaron los sistemas inmunitarios de 54 personas sanas y 57 con SFC, y compararon los resultados, sin encontrar diferencias. Según los investigadores, esto prueba que cuando la persona desarrolla este trastorno, el sistema inmunológico ya no está hiperactivado. Señalan también que una respuesta inmunitaria exagerada puede desencadenar cambios en el cerebro, los músculos y el metabolismo, provocando un cansancio persistente.

Un problema de salud cuyo origen no se ha determinado

El síndrome de fatiga crónica es una patología muy compleja que se caracteriza por que el enfermo experimenta un cansancio extremo que no se puede achacar a otra enfermedad. El agotamiento no mejora con el descanso, como sería lo habitual, pero sí empeora con la actividad física o mental. Además, pueden aparecer otros síntomas, como dolor en las articulaciones, problemas para dormir, y un malestar muy similar al de la gripe.

Los médicos desconocen qué causa este trastorno. Existen diferentes teorías, como que se debe a infecciones virales o bacterianas, modificaciones en el sistema inmunológico, desequilibrios hormonales, o incluso problemas de salud mental. Por ello, no hay ninguna prueba que permita diagnosticarlo, y los tratamientos disponibles solo alivian los síntomas.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD