PUBLICIDAD

El síndrome de ovario poliquístico altera la microbiota intestinal

Las mujeres con síndrome de ovario poliquístico tienen menor diversidad bacteriana en su flora intestinal, según un estudio que sugiere que las hormonas andrógenas como la testosterona pueden alterar su composición.
Escrito por: Eva Salabert

29/01/2018

Mujer con el síndrome del ovario poliquístico

El tipo y variedad de bacterias presentes en la flora intestinal influye directamente en la salud del organismo, hasta el punto de que hay evidencias científicas que asocian los desequilibrios en esta microbiota con problemas de salud, y se ha comprobado, por ejemplo, que la composición bacteriana del tracto gastrointestinal de las personas con obesidad es diferente a la de aquellas cuyo peso es normal.

Ahora, los resultados de un nuevo estudio han mostrado que las mujeres que padecen síndrome de ovario poliquístico (SOP) –un trastorno hormonal que impide una correcta ovulación y puede provocar desde infertilidad hasta enfermedades cardiovasculares o metabólicas como la diabetes– son más propensas a tener una menor diversidad bacteriana en la flora intestinal, en comparación con las que no presentan esta condición.

Las hormonas andrógenas –cuyo incremento se relaciona con la aparición de SOP– pueden influir sobre la composición de la flora intestinal

 

El estudio, que se ha publicado en The Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism, ha sido realizado por investigadores de la University of California San Diego School of Medicine, la Poznan University of Medical Sciences en Polonia, y la San Diego State University. Estos científicos analizaron muestras fecales de 73 mujeres diagnosticadas con SOP y las compararon con 48 obtenidas de mujeres sanas, y otras 42 procedentes de mujeres que tenían ovarios poliquísticos, pero no otras manifestaciones características del síndrome.

Hay que aclarar que sufrir ovarios poliquísticos o SOP son cosas diferentes. Los ovarios poliquísticos son relativamente frecuentes y suelen ser asintomáticos y descubrirse en una revisión rutinaria, y aunque a algunas afectadas les pueden producir molestias como dolor durante la ovulación, o una menstruación irregular, no provocan infertilidad, ni otros síntomas del síndrome de ovario poliquístico ni sus complicaciones.

Menor diversidad bacteriana en la flora intestinal de mujeres con SOP

Los científicos comprobaron que las mujeres con SOP eran las que presentaban una menor diversidad bacteriana y las que no tenían la enfermedad disfrutaban de la mayor diversidad de bacterias, mientras que aquellas participantes con ovarios poliquísticos tendían a una microbiota intestinal más diversa que la de las pacientes con SOP, pero menos diversa que la de las mujeres sanas.

Varykina Thacray, una de las autoras del estudio, ha explicado que sus hallazgos sugieren que la testosterona y otras hormonas andrógenas –cuyo incremento se relaciona con la aparición de SOP– pueden influir sobre la composición de la flora intestinal, y que las alteraciones que producen en este microbioma pueden favorecer el desarrollo de síndrome de ovario poliquístico, con el consiguiente impacto sobre la calidad de vida de las mujeres.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD