El monkeypox puede detectarse con frecuencia en el semen y la saliva

Encuentran ADN del virus que causa la viruela del mono en saliva, semen y orina de pacientes contagiados, y la alta carga viral detectada en la saliva o el semen sugiere que dichos fluidos pueden tener potencial infeccioso.
Escrito por: Eva Salabert

18/07/2022

Hombre con signos de contagio por viruela del mono en las manos

La viruela del mono es una enfermedad que se contagia cuando una persona entra en contacto directo con las lesiones cutáneas de un infectado o con superficies contaminadas por las mismas, pero hasta ahora no se tenían datos que informaran sobre la presencia del virus que provoca esta infección en otras muestras biológicas como la saliva, el semen o la orina de un paciente.

PUBLICIDAD

Un nuevo estudio liderado por el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), centro impulsado por la Fundación ‘la Caixa’, ha encontrado ahora que el ADN de este virus –Monkeypox– se puede detectar con frecuencia en diferentes muestras clínicas de individuos infectados, incluyendo saliva y semen. Sus hallazgos, que se han publicado en Eurosurveillance, proporcionan nuevas pistas sobre la forma de transmisión de esta zoonosis cuyo brote actual ha provocado ya más de 9.000 casos a nivel mundial.

Los casos iniciales de viruela del mono en países en los que la enfermedad no era endémica se detectaron en Reino Unido, España y Portugal, y los principales afectados eran hombres que mantienen relaciones sexuales con hombres. Posteriormente, la infección se ha extendido a muchos otros países y los expertos temen que se propague entre grupos vulnerables, como niños o pacientes inmunodeprimidos.

PUBLICIDAD

ADN viral en saliva, semen, orina y otras muestras

Los autores del trabajo estudiaron la presencia de material genético del virus en diferentes muestras biológicas procedentes de 12 pacientes con infección confirmada por viruela del mono, recogidas en momentos diferentes. Cuando se les diagnosticó la enfermedad se detectó una elevada carga de ADN viral en las lesiones cutáneas de todos ellos. También se detectó ADN en la saliva de todos estos pacientes, y en algunos de ellos la carga viral era elevada. También se detectó ADN viral en el 92% de muestras rectales, el 83% de muestras nasofaríngeas, el 78% de muestras de semen, el 75% de muestras de orina y el 67% de muestras fecales.

“Mostramos la presencia frecuente de ADN viral en varios fluidos biológicos, particularmente en saliva, durante la fase aguda de la enfermedad”

“Un par de estudios previos ya habían mostrado presencia ocasional de ADN viral en algunas muestras y en algunos pacientes, pero en este estudio mostramos la presencia frecuente de ADN viral en varios fluidos biológicos, particularmente en saliva, durante la fase aguda de la enfermedad, y hasta 16 días después del inicio de los síntomas en un paciente”, ha explicado Aida Peiró, investigadora de ISGlobal y primera autora del estudio.

PUBLICIDAD

Estos investigadores han indicado que la presencia de ADN viral no equivale necesariamente a la presencia de virus infeccioso, y que su próximo objetivo es aislar virus infeccioso a partir de dichas muestras. A pesar de ello consideran que la alta carga viral que se ha detectado en la saliva o el semen sugiere que dichos fluidos tienen potencial infeccioso.

“Los resultados de nuestro estudio contribuyen a un mejor conocimiento sobre los mecanismos y la dinámica de la transmisión del virus, así como el posible papel de la transmisión por vía sexual” concluye Mikel Martínez, investigador de ISGlobal y uno de los directores del estudio.

Actualizado: 19 de julio de 2022

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD