Las vacunas ARNm evitan el 97% de muertes por COVID en las residencias

La efectividad de las vacunas ARNm en las personas que residen en centros de mayores en España ha sido del 71% para evitar la infección por coronavirus, del 88% para prevenir ingresos hospitalarios y del 97% para evitar muertes.
Escrito por: Eva Salabert

21/06/2021

Vacuna evita 97% muertes en residencias

En las residencias de mayores en España se habrían evitado hasta un 97% de fallecimientos por COVID-19 gracias a la administración de vacunas ARN mensajero (Pfizer y Moderna), según una investigación realizada por el Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), la Dirección General de Salud Pública del Ministerio de Sanidad y la Agencia Española del Medicamento (AEMPS), en el marco del grupo de trabajo sobre vacunación en España contra la COVID-19, que ha determinado que la efectividad de estos fármacos en las personas que residen en centros de mayores ha sido del 71% para evitar la infección por coronavirus sintomática y asintomática, del 88% para prevenir ingresos hospitalarios, y del 97% para evitar muertes.

PUBLICIDAD

Se trata del primer estudio a nivel nacional que demuestra la elevada efectividad de la administración de las vacunas ARN mensajero frente al COVID-19 en España, para prevenir infecciones por SARS-CoV-2, hospitalizaciones y muertes por COVID-19 en residentes de 65 años o más de centros de mayores.

Con una sola inyección se reduce a la mitad la probabilidad de contraer COVID-19 y la efectividad de la pauta completa de vacunación frente a la infección por SARS-CoV-2 llega al 71%

Sus resultados se han publicado en Eurosurveillance y confirman los beneficios de la vacunación en un grupo de población tan vulnerable como las personas mayores institucionalizadas, que además de su mayor edad y fragilidad, y a la presencia de otras comorbilidades como patología crónicas, se enfrentaban a una mayor probabilidad de infectarse con un virus tan contagioso como el SARS-CoV-2 por mantener un estrecho contacto con otros residentes y con los trabajadores del centro.

PUBLICIDAD

Precisamente por la alta morbilidad y mortalidad que causaba el COVID-19 en este grupo de población fue, junto con el de los profesionales sanitarios, el que se consideró prioritario a la hora de administrar la vacuna, ya que desde que comenzó la pandemia hasta el 4 de abril de 2021 se han notificado 30.176 muertes relacionadas con esta enfermedad infecciosa en personas ingresadas en centros de mayores.

Estudio para evaluar la efectividad de la vacuna ARNm en mayores

En este estudio se han analizado datos recopilados entre el 27 de diciembre de 2020 y el 4 de abril de 2021, fecha en la que 300.133 residentes de centros de mayores con 65 o más años (el 88,8% del total) habían completado la pauta de vacunación contra el COVID-19 –según datos aportados por el Registro nacional de vacunación frente a la COVID-19 (REGVACU) y de la gestión integral de la vacunación de COVID-19 realizada por las comunidades autónomas y el Ministerio de Sanidad–, con el objetivo de estimar qué efectividad tenía la vacuna. En base a la información proporcionada por la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica (RENAVE), que coordina el CNE-ISCIII, en ese periodo se estimaron un total de 8.370 casos de COVID-19 en personas residentes en centros de mayores que tenían 65 años o más y que fueron incluidos en el estudio.

La vacuna no solo disminuye las probabilidades de infectarse, sino también la gravedad de los síntomas en caso de contraer la enfermedad

Los investigadores llevaron a cabo un estudio observacional retrospectivo mediante el método de screening, con el que compararon la proporción de personas vacunadas entre los casos y controles poblacionales. Comprobaron así que desde la primera dosis ya se observan los beneficios de la vacunación, ya que con una sola inyección se reduce a la mitad la probabilidad de contraer COVID-19, y que la efectividad de la pauta completa de vacunación frente a la infección por SARS-CoV-2 sintomática y asintomática llega al 71%.

PUBLICIDAD

La vacuna no solo disminuye las probabilidades de infectarse, sino también la gravedad de los síntomas en caso de contraer la enfermedad, ya que mostró una efectividad del 88% a la hora de prevenir hospitalizaciones y alcanzó el 97% en la prevención de fallecimientos por COVID-19. La protección contra infecciones asintomáticas fue similar a la observada en el caso de las infecciones sintomáticas (70%), lo que según los investigadores apoya la hipótesis de que las vacunas contribuyen a la reducción de la transmisión del virus en la comunidad.

Estos expertos han señado que los resultados obtenidos concuerdan con los de otras investigaciones similares que se han realizado en otros países, como Reino Unido o Israel, y también con otros estudios llevados a cabo en España para evaluar los efectos directos e indirectos de la vacunación.

PUBLICIDAD

Fuente: Ministerio de Sanidad

Actualizado: 23 de junio de 2021

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD