PUBLICIDAD

Si te van a realizar una artroscopia estas son las cuestiones que debes tener en cuenta a la hora de prepararte para la prueba:

  •  Duración: la artroscopia tiene una duración variable según la técnica quirúrgica que vaya a realizarse. En general durará de dos a tres horas si no hay ninguna complicación y el tratamiento es sencillo.
  •  Ingreso: la artroscopia puede realizarse de forma ambulatoria. Puede someterse a la operación por la mañana y por la tarde puede ir a su casa. No obstante es frecuente que el traumatólogo prefiera ingresar al paciente durante un mínimo de 24 horas para observar su evolución inicial.
  •  ¿Es necesario ir acompañado?: sí, se recomienda llevar un acompañante. Después de la artroscopia la articulación no debe soportar un peso excesivo o realizar movimientos amplios o bruscos. Esto puede dificultar conducir o caminar.
  •  Medicamentos: no es necesario tomar ningún medicamento previo. Se debe comunicar al médico todas las medicinas que se toman habitualmente y él decidirá cuáles suspender o mantener. Se debe evitar tomar medicamentos que dificulten la coagulación de la sangre las dos semanas previas a la artroscopia, como la aspirina, el ibuprofeno y otros antiinflamatorios.
  •  Comida: se debe permanecer en ayunas entre las 6 y 12 horas previas a la artroscopia.
  •  Ropa: una vez que se ingresa en el hospital la ropa de calle se cambia por una bata más cómoda y apta para el quirófano. Si va a ingresar al menos una noche se recomienda llevar ropa para dormir y calzado cómodo.
  •  Documentos: es aconsejable llevar el historial médico sobre la articulación que se va a intervenir, aunque el médico ya lo tendrá con él. Antes de someterse a la intervención firmará el consentimiento informado con el que acepta que le realicen la técnica y conocerá los posibles riesgos.
  •  Contraindicaciones: la artroscopia no tiene ninguna contraindicación concreta.
  •  Embarazo y lactancia: la artroscopia no está contraindicada en estas situaciones, pero sólo se debería realizar en embarazadas y madres lactantes en situaciones de urgencia o cuando el daño de la articulación dificulta el día a día de forma notable. Si no es así es mejor esperar hasta más tarde.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD