La gravedad del accidente eléctrico y los signos y síntomas que provoque dependen principalmente de la intensidad de la corriente. Para poder observar las diferencias se van a dividir en tres niveles:

  • Corrientes bajas (de 1 a 10 mA o miliamperios): con 1 mA de intensidad solo se produce un hormigueo en la zona de contacto, pero corrientes de hasta 10 mA pueden provocar contracciones en los músculos que el afectado no puede controlar, por ejemplo, que la mano quede cerrada y no se pueda abrir.
  • Corrientes intermedias (entre 40 – 50 mA): esta intensidad hace que se descontrolen músculos importantes como los que intervienen en la respiración o el latido cardíaco. Si el contacto se alarga, el accidentado no podrá respirar con normalidad y se producirá una asfixia, o bien entrará en paro cardíaco. Las lesiones se presentan en la zona de contacto como quemaduras, con la zona muy enrojecida e insensibilidad, pudiendo llegar a afectar a los músculos.
  • Corrientes altas (más de 100 mA): aunque el contacto sea breve, afecta directamente al músculo cardíaco, impidiendo que el latido sea rítmico y haciendo que el corazón no bombee sangre correctamente, y provocando en poco tiempo la parada cardiorrespiratoria. Las lesiones serán quemaduras muy graves, llegando incluso hasta el hueso.

Creado: 19 de febrero de 2013

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD