PUBLICIDAD

Insuficiencia hepática
Alcohol, fármacos o ciertas enfermedades, entre otros factores, pueden dañar el hígado y comprometer su funcionamiento causando insuficiencia hepática. Conoce sus síntomas y tratamiento, y qué hacer para prevenirla.
Escrito por Dra. Sari Arponen, Especialista en Medicina Interna y enfermedades infecciosas del Hospital Universitario de Torrejón

Qué es la insuficiencia hepática

Insuficiencia hepática

La insuficiencia hepática es un síndrome que consiste en la manifestación de forma conjunta de múltiples signos y síntomas de forma secundaria a la incapacidad del hígado de llevar a cabo sus funciones de forma normal. El hígado tiene más de 500 funciones por lo que, cuando falla, aparecen distintas manifestaciones, e incluso se puede producir el fallecimiento del individuo si la insuficiencia hepática es grave y mantenida en el tiempo.

El hígado produce bilis, depura fármacos, amoníaco y bilirrubina, participa del procesamiento de la hemoglobina, produce colesterol y lipoproteínas, fabrica proteínas de diversos tipos (incluidas las que permiten la coagulación de la sangre), es fundamental para el metabolismo de la glucosa y su almacenamiento, además de fabricar sustancias necesarias para el sistema inmune.

La función hepática se puede ver comprometida por múltiples causas. Lo más frecuente es la necrosis celular, en la que hay un daño directo sobre las células hepáticas, que se necrosan y mueren. También puede haber una disfunción celular sin llegar a la necrosis, o bien una alteración en el funcionamiento de las mitocondrias. Múltiples causas pueden llevar a estas vías de daño hepático.

Cuando se desarrolla de forma rápida se habla de insuficiencia hepática aguda, mientras que la insuficiencia hepática crónica implica una disfunción mantenida en el tiempo, como sucede en la cirrosis hepática. Si se produce un empeoramiento agudo de la función del hígado en una persona con una hepatopatía crónica estable, se habla de fallo hepático agudo en el contexto de hepatopatía crónica.

La insuficiencia hepática aguda grave afortunadamente no es un proceso muy frecuente, y se estima que hay entre uno y seis casos por cada millón de habitantes al año. Es más habitual que esta disfunción del hígado no llegue a cumplir criterios de gravedad, lo que tiene un mejor pronóstico. La causa que ha originado la insuficiencia hepática marca a menudo la evolución y el pronóstico del paciente afectado por este problema de salud.

Actualizado: 5 de Septiembre de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD