Quemaduras
El calor, el frío, la electricidad, las radiaciones del sol o ciertos productos químicos pueden provocar una quemadura en nuestra piel. Conoce cómo debes actuar en caso de sufrir este tipo de lesiones.

Cómo actuar ante una quemadura

Actualizado: 29 de septiembre de 2021

Estos son algunos de los pasos que debemos llevar a cabo a la hora de tratar de dar primeros auxilios a una persona que presente quemaduras, ya sea como consecuencia de un incendio, un accidente eléctrico, una salpicadura de aceite cocinando…:

  • La asistencia inmediata del quemado es sencillamente eliminar la causa de la quemadura: apagar las llamas, retirar el producto químico del contacto con la piel…, todo ello para disminuir la agresión térmica. Para apagar las llamas, se debe hacer que la persona ruede.
  • Buscar otras posibles lesiones como hemorragias, fracturas… Se tratará siempre primero la lesión más grave.
  • En quemaduras de primer grado, emplear cremas hidratantes y especialmente el aloe vera resultan muy beneficiosas para aliviar el dolor y prevenir que la zona se reseque.
  • Refrescar la zona quemada: para ello, podemos aplicar agua en abundancia (20-30 minutos) sobre la superficie quemada, evitando que sea muy fría, porque podemos provocarle hipotermia, y en ningún caso utilizar hielo. Previamente, hay que quitar al quemado ropas, joyas y todo aquello que mantenga el calor.
  • Envolver la lesión con gasas estériles, apósitos o paños limpios, humedecidos en agua. El vendaje ha de ser flojo.
Persona aplicándose crema en una quemadura

Qué no hacer en caso de quemadura

Hay ciertas acciones que en ningún caso se deben llevar a cabo, ya que resultarían dañinas para el enfermo:

  • Aplicar pomadas, cremas, pasta dentífrica o cualquier otro remedio casero… sobre la quemadura. Sólo agua.
  • Enfriar demasiado al paciente, solamente la zona quemada.  Si la quemadura es muy grave o demasiado extensa no la sumerjas en agua y acude al médico de inmediato.
  • Dar agua, alcohol, analgésicos… por vía oral.
  • Romper las ampollas, pues el líquido que contienen protege de la posible infección. Al romperlas abriríamos una puerta para la entrada de gérmenes.
  • Despegar la ropa o cualquier otro elemento que esté pegado a la piel.
  • Dejar sola a la víctima. En caso de tener que ir a pedir ayuda, la llevaremos con nosotros, siempre que sus lesiones lo permitan.
  • Apagar las llamas de la persona con agua. Siempre se deben apagar haciendo que ruede o cubriéndolas.

Creado: 30 de septiembre de 2011

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD