PUBLICIDAD

Tortícolis
La tortícolis es una contractura o distonía de los músculos del cuello, que puede deberse a posturas o movimientos inadecuados, o estar asociada a otros problemas de salud. Conoce sus causas, síntomas y soluciones.
Escrito por Dra. Sari Arponen, Especialista en Medicina Interna y enfermedades infecciosas del Hospital Universitario de Torrejón

Causas de la tortícolis

Síntomas de la tortícolis

Cuando se habla de tortícolis, habitualmente se piensa en primer lugar en la tortícolis común, que es la que aparece típicamente cuando se ha dormido toda la noche en una mala postura y al levantarse el cuello está tieso, dolorido, y no se puede mover con normalidad. También puede suceder por utilizar el teléfono de una forma inadecuada, sujetándolo entre el hombro y la cabeza.

Esta forma de tortícolis adquirida también puede aparecer tras sufrir traumatismos directos o indirectos. Por ejemplo, el típico latigazo cervical en un accidente de tráfico por alcance posterior puede provocar una tortícolis. Otras veces gestos deportivos bruscos son la causa de la lesión muscular que produce la tortícolis. También las infecciones bacterianas locales o del sistema nervioso central, son de forma ocasional causa de tortícolis.

Hay un gran número de procesos, algunos de ellos muy graves, que pueden producir tortícolis adquirida, además de los factores mencionados, incluyendo hematomas espinales epidurales, tumores del sistema nervioso central, la subluxación rotatoria atlantoaxoidea, el estrabismo, las reacciones distónicas por fármacos, las enfermedades neurológicas, o la tortícolis benigna paroxística. También hay una forma idiopática de la que no se conoce la causa.

Hay una forma de tortícolis que se considera secundaria al estrés y la ansiedad denominada tortícolis espasmódica psicógena. En este síndrome aparecen crisis espasmódicas de la musculatura del cuello, habitualmente acompañadas de dolor de cabeza intenso, mareos y contracturas musculaturas, y dolores también en otras localizaciones del cuerpo como en la zona baja de la espalda.

La tortícolis muscular congénita que se presenta de nacimiento se considera que se debe a una posición inadecuada de la cabeza en el útero, o bien a lesiones producidas en el periparto, con una fibrosis secundaria del músculo esternocleidomastoideo. Sin embargo, esto no está del todo claro, porque no en todos los niños se encuentra esa fibrosis muscular. Además, se ha comprobado cierta tendencia familiar a este cuadro. Otras veces la tortícolis infantil se asocia a síndromes o enfermedades, de los que la tortícolis es solo un síntoma más.

Actualizado: 16 de Agosto de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD