PUBLICIDAD

Tripanosomiasis africana
La tripanosomiasis africana o enfermedad del sueño es una enfermedad parasitaria transmitida por la mosca tsetsé en muchos países del África subsahariana. Te contamos cómo puede contraerse y qué síntomas provoca.
Escrito por Dra. Sari Arponen, Especialista en Medicina Interna y enfermedades infecciosas del Hospital Universitario de Torrejón

Síntomas de la tripanosomiasis africana

Inflamación de ganglios

Los síntomas de la tripanosomiasis pueden durar meses o años.

La tripanosomiasis africana tiene dos estadios: una fase temprana o hemolinfática y otra fase tardía neurológica o meningoencefálica. T. b. gambiense produce una infección lentamente progresiva con una fase con pocos síntomas que puede durar meses o años. Por su parte, T. b. rhodesiense causa una infección rápidamente progresiva, incluso con datos de sepsis, en la que se produce afectación del sistema nervioso central y del músculo cardíaco de forma temprana, con fallecimiento en pocas semanas o meses si no se trata.

El chancro tripanosómico aparece antes que el resto de los síntomas de enfermedad del sueño. Es una lesión bien definida, dolorosa, gomosa, dura, rojiza, de unos 2-5 cm de diámetro. Aparece una semana después de la picadura de la mosca tsé-tsé. El chancro se puede ulcerar y suele desaparecer solo en unas semanas. Entre 6 y 8 semanas después de la infección puede aparecer una erupción cutánea que también desaparece sola.

Habitualmente, después de la picadura, los parásitos viajan a los ganglios linfáticos de la zona donde proliferan y se multiplican y causan aumento del tamaño de los ganglios linfáticos. En el caso del T. b. gambiense es frecuente que esto suceda en los ganglios posteriores del cuello, y a menudo pasan desapercibidos. En el caso de T. b. rhodesiense su aparición es menos frecuente; se pueden encontrar en las axilas o las zonas inguinales o submandibulares.

Los síntomas de la fase I o temprana de la tripanosomiasis africana incluyen dolor de cabeza, fiebre, malestar y dolores articulares. Estos síntomas pueden deberse a la presencia de sucesivos episodios de presencia de parásitos en sangre y la producción de anticuerpos. Es frecuente que haya aumento del tamaño del bazo y del hígado. Otros posibles síntomas son la pérdida de peso y el edema de la cara, o la pérdida de la menstruación en las mujeres.

La fase II o tardía de la enfermedad del sueño también se llama neurológica o meningoencefálica. Tiene una mortalidad del 100% si no se trata. Se produce una afectación cerebral generalizada que produce como síntomas dolor de cabeza, dificultades para concentrarse o llevar a cabo tareas complejas, cambios de personalidad, psicosis, alteraciones sensoriales, temblor, ataxia, alteraciones del ciclo del sueño con somnolencia diurna y convulsiones. Finalmente el paciente queda en coma, se desnutre, y puede tener neumonías y otras complicaciones infecciosas.

Actualizado: 27 de Julio de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD