PUBLICIDAD

Salud al día
Tripanosomiasis africana
La tripanosomiasis africana o enfermedad del sueño es una enfermedad parasitaria transmitida por la mosca tsetsé en muchos países del África subsahariana. Te contamos cómo puede contraerse y qué síntomas provoca.
Escrito por Dra. Sari Arponen, Especialista en Medicina Interna y enfermedades infecciosas del Hospital Universitario de Torrejón

Tratamiento y prevención de la tripanosomiasis africana

Tratamiento de la tripanosomiasis africana

No existe ninguna vacuna ni medicamento para evitar la tripanosomiasis. 

La tripanosomiasis africana humana tiene una mortalidad del 100% si no se trata. El tipo de tratamiento que se utiliza depende de la fase de la enfermedad. En la primera fase se utilizan fármacos que son menos tóxicos y más fáciles de utilizar que los que se utilizan en la segunda etapa. Cuanto antes se comience con el tratamiento, mayor es la probabilidad de conseguir curar al paciente.

En la primera fase de la tripanosomiasis africana se utiliza la pentamidina en el caso de los afectados por T. b. gambiense. Es un fármaco en general aceptablemente tolerado. En los pacientes que sufren una infección por T. b. rhodesiense se recurre a la suramina. Este medicamento puede provocar reacciones alérgicas y efectos secundarios a nivel de las vías urinarias.

Para el tratamiento de la segunda etapa de la enfermedad del sueño se utilizan los siguientes fármacos:

  • Melarsoprol en las dos formas de la infección. Es un derivado del arsénico con muchos efectos secundarios. Se utiliza también en la primera fase de la infección por T. b. rhodesiense.
  • La eflornitina es menos tóxica, pero es compleja de administrar y sólo actúa contra T. b. gambiense.
  • La combinación de eflornitina con nifurtimox es actualmente de primera línea para el tratamiento de la forma gambiense de la tripanosomiasis africana.

Prevención de la enfermedad del sueño

No hay ninguna vacuna ni fármaco que permita evitar la tripanosomiasis africana humana. Por ello, las medidas preventivas se centran fundamentalmente en evitar el contacto con la mosca tsetsé, para ello se debe seguir algunas pautas sencillas:

  • No acudir a los lugares donde se sabe que hay mucha presencia de estos insectos.
  • Es conveniente llevar ropa de mangas y perneras largas con colores en consonancia con el entorno.
  • Se deben evitar las zonas con arbustos.
  • Los vehículos deben ser inspeccionados antes de montarse en ellos.
  • Los repelentes de insectos no son eficaces contra la mosca tsetsé, pero sirven para evitar picaduras de otros insectos que transmiten enfermedades.
  • Además, se deben realizar estrategias de control de la mosca tsetsé, tarea que se lleva a cabo por las organizaciones nacionales y la OMS.

Actualizado: 27 de Julio de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD