PUBLICIDAD

Dieta y nutrición
El vino, mitos y verdades
¿Es el vino bueno o malo para la salud? En este artículo intentaremos esclarecer los efectos positivos de un consumo moderado de este pilar de la dieta mediterránea, y los mitos que circulan en torno a sus virtudes.
Escrito por Raquel Bernácer, Dietista-nutricionista

Efectos del vino sobre la salud

Antes de entrar a comentar los efectos del vino sobre la salud, es importante centrarse primero en los efectos del alcohol sobre la salud. Existen claras evidencias de que cantidades moderadas de alcohol, independientemente del tipo de bebida del que proceda, tiene un efecto positivo sobre la salud cardiovascular, por mejorar el perfil de lípidos en sangre y la coagulación sanguínea. Sin embargo, se trata de cantidades de alcohol moderadas, del equivalente 330 ml de cerveza, 125 ml de vino o 40 ml de cualquier bebida alcohólica destilada.

En el caso del vino, los resultados observados en la paradoja francesa ensalzaron aún más las bondades de esta bebida. Es por ello que se justificó la recomendación de consumir vino de forma moderada, en el marco de una dieta variada y equilibrada. Diversos estudios posteriores indicaron que el consumo moderado de vino tinto tenía un efecto biológico y clínico que se asociaba con la enfermedad cardiovascular y su mortalidad. Cantidades de leves a moderadas de vino tinto tiene potencialmente toda una serie de efectos sobre las diferentes fases del proceso arteriosclerótico, desde la aterogénesis (desarrollo inicial de la placa de ateroma) hasta la oclusión de los vasos sanguíneos. Tales beneficios involucran mecanismos de señales celulares, interacciones a nivel genómico y modificaciones bioquímicas de componentes celulares y plasmáticos.

Efectos del resveratrol

Los componentes del vino tinto, especialmente el alcohol, el resveratrol y otros compuestos polifenólicos, podrían disminuir el estrés oxidativo, potenciar el flujo de colesterol de las paredes de los vasos, inhibir la oxidación de las lipoproteínas, la acumulación de macrófagos y la formación de células espumosas.

Por otro lado, parece que estos componentes podrían incrementar la biodisponibilidad del óxido nítrico, mejorar la sensibilidad de la insulina, disminuir la viscosidad sanguínea, contrarrestar la hiperactividad plaquetaria e inhibir la adhesión de las plaquetas al fibrinógeno, entre otros beneficios.

La presencia de resveratrol en el vino tinto y sus potenciales efectos positivos han marcado que la mayoría de la investigación científica se centre sobre el vino tinto. Sin embargo, otros estudios con otras bebidas alcohólicas como el vino blanco, la cerveza o incluso el cava han mostrado efectos similares, lo que pone de manifiesto que podría existir una combinación de efectos del consumo moderado de alcohol con los componentes biológicos presentes en estas bebidas.

Actualizado: 31 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

1
de cada 3 pescados consumidos en España podría transmitir el anisakis
'Fuente: 'Organización de Consumidores y Usuarios (OCU)''

PUBLICIDAD