PUBLICIDAD

Dieta y nutrición
El vino, mitos y verdades
¿Es el vino bueno o malo para la salud? En este artículo intentaremos esclarecer los efectos positivos de un consumo moderado de este pilar de la dieta mediterránea, y los mitos que circulan en torno a sus virtudes.
Escrito por Raquel Bernácer, Dietista-nutricionista

Recomendaciones sobre el consumo idóneo de vino

Por todo lo anterior, se justificó la recomendación de consumir vino tinto de forma moderada, en el marco de una dieta variada y equilibrada. Sin embargo, recientemente se ha cuestionado el beneficio de esta recomendación tras estudiarse el riesgo-beneficio del consumo moderado de alcohol y haberse observado que no hay ningún motivo que justifique esta recomendación, por los siguientes motivos:

Se ha demostrado que las campañas que promocionan el consumo moderado de alcohol como hábito beneficioso se traducen en un aumento del consumo per capita del mismo, lo que deriva en un incremento del número de alcohólicos en la población.

  • Riesgo de desarrollar dependencia del alcohol o abuso de alcohol.
  • Desarrollo de trastornos asociados al consumo de alcohol, como aumento de la mortalidad, del riesgo de cáncer, depósitos de grasa corporal y alteraciones sociales, entre otros.
  • El posible efecto cardioprotector no es el mismo para todas las edades, y recientes estudios han mostrado que este efecto del consumo moderado de alcohol sólo sería aplicable a individuos de 40-70 años, varones, con una ingesta moderada regular.

Conclusión: vino ¿sí o no?

Como conclusión, y a pesar de la evidencia que apoya el consumo moderado de vino tinto (1-2 copas al día; 10-30 g de alcohol) en la mayoría de las poblaciones, la recomendación clínica a los abstemios de iniciar el consumo diario de alcohol no ha sido sustanciado aún por la literatura científica, por presentar más riesgos que beneficios.

En ningún caso, el incremento del consumo de alcohol, y en particular del vino, es una medida recomendable para prevenir la cardiopatía isquémica. Hay que tener en cuenta que los beneficios descritos pueden conseguirse siguiendo una alimentación variada y equilibrada, de estilo mediterráneo, que contenga una elevada cantidad de vegetales. Es por ello que los mensajes de consumo moderado de alcohol deben individualizarse y limitarse a la relación entre el paciente y el sanitario. Sin embargo, los bebedores moderados podrían mantener su consumo, pero nunca recomendar el consumo en abstemios.

Concretamente, la Asociación Americana del Corazón puntualiza que no es recomendable beber vino o cualquier otra clase de bebida alcohólica para obtener beneficios cardiovasculares. Y así se pronuncian diferentes instituciones como el Grupo de Revisión, Estudio y Posicionamiento de la Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas, el Fondo Mundial para la Investigación sobre el Cáncer, el Ministerio de Sanidad o la Organización Mundial de la Salud.

Actualizado: 9 de Marzo de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

1
de cada 3 pescados consumidos en España podría transmitir el anisakis
'Fuente: 'Organización de Consumidores y Usuarios (OCU)''

PUBLICIDAD