PUBLICIDAD

Salud al día
Esteatosis hepática
Popularmente conocida como hígado graso, la esteatosis hepática, relacionada con el consumo de alcohol, consiste en una acumulación de triglicéridos en el hígado. Con el debido tratamiento se puede revertir.
Escrito por María Dolores Tuñón, Licenciada en Medicina por la Universidad de Alcalá de Henares
Qué es la esteatosis hepática

El hígado graso o esteatosis hepática se asocia a un consumo excesivo de alcohol, pero también se puede desarrollar en personas abstemias.

Esteatosis hepática

La esteatosis hepática, popularmente conocida como hígado graso, consiste en una acumulación de triglicéridos en el hígado. El órgano aumenta de tamaño y aparecen gotas de grasa dispersas por todo el tejido hepático, que pueden verse a simple vista.

La afección ocurre, sobre todo, tras un consumo excesivo de alcohol; incluso se ha observado esta anomalía en un 90% de los individuos con alcoholismo crónico. Sin embargo, también existe la esteatosis hepática no alcohólica, y en este caso la afección no está relacionada con el consumo de alcohol y puede aparecer en pacientes abstemios o sin historial de consumo importante de alcohol. Salvo complicaciones, se trata de un proceso benigno y reversible que, con el debido tratamiento, no provoca daño al hígado.

Causas y factores de riesgo de la esteatosis hepática

Como hemos comentado, frecuentemente el hígado graso está asociado al alcoholismo crónico, pero hay otras causas que originan el trastorno, así como diversos factores de riesgo que incrementan las posibilidades de padecerlo como:

  • Diabetes mellitus: ocurre en la mitad de los pacientes con DM tipo II.
  • Obesidad: el 60-90% de las personas con obesidad importante acaban desarrollando esteatosis hepática.
  • Diverticulosis: presencia de divertículos en el intestino.
  • Antecedentes familiares de esteatosis hepática.
  • Síndrome metabólico.
  • Hepatitis C crónica.
  • Nutrición deficiente: se han descrito casos de esteatosis en pacientes con inanición prolongada y con malnutrición proteico-calórica.
  • Fármacos: tetraciclinas por vía intravenosa, corticosteroides, tamoxifeno, metotrexato, ácido valproico, etc.
  • Exposición a agentes tóxicos: como el tetracloruro de carbono (que se usa como líquido refrigerante).
  • Embarazo: esteatosis hepática aguda del embarazo, una complicación muy rara y cuya causa se desconoce.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Entrevista con el experto

Dr. Juan Carlos Galofré

El Dr. Juan Carlos Galofré es el coordinador del área de conocimiento del tiroides de la SEEN.

Dr. Juan Carlos Galofré

Experto en tiroides y especialista en endocrinología de la Clínica Universidad de Navarra
“Hay cierta predisposición genética tanto al hiper como al hipotiroidismo; probablemente la alteración sea de origen autoinmune, y puede interactuar con factores ambientales, no del todo bien conocidos –estrés, el tipo de alimentación, un embarazo, u otros– que son los que disparan la disfunción tiroidea”

Salud en cifras

44%
se reducen las visitas a urgencias hospitalarias los días que se emiten partidos de fútbol
Fuente: 'Congreso Nacional de Emergencias SEMES'

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD