Toxoplasmosis
Escrito por Diana Forero Morantes, bióloga
De origen parasitario, la toxoplasmosis se transmite al hombre por diferentes animales, sobre todo el gato. Infectarse durante el embarazo puede ser muy peligroso para el bebé, por lo que debes conocer qué precauciones tomar para evitarla.

Síntomas de la toxoplasmosis

La mayoría de las infecciones primarias por toxoplasmosis no producen ningún síntoma, de ahí la dificultad de detectarlas precozmente cuando se producen en las mujeres embarazadas. Se pueden dividir los síntomas en tres grupos, atendiendo a la situación inmunitaria del paciente y al imomento en que se inició la infección, pues en el caso de las personas inmunodeprimidas (enfermos de SIDA, por ejemplo), o cuando la infección es transmitida al feto por la madre, las consecuencias pueden resultar muy graves.

Pacientes inmunocompetentes

En los pacientes cuyo sistema inmunitario funciona correctamente la infección es leve y los síntomas, cuando aparecen (en un 10-20% de los casos de toxoplasmosis en el adulto), suelen ser leves y semejantes a los de una gripe, o resolverse a los pocos meses. Entre los síntomas que pueden presentarse destacan: 

  • Malestar.
  • Fiebre.
  • Mialgias (dolor muscular).
  • Dolor de cabeza.
  • Sudoración nocturna.
  • Faringitis.
  • Inflamación de los ganglios linfáticos en cabeza y cuello.
  • Exantema maculopapuloso.
  • Hepatoesplenomegalia.
  • Coriorretinitis unilateral.

Pacientes inmunodeprimidos

En los pacientes inmunodeprimidos se presenta una encefalitis toxoplásmica, con síntomas como:

  • Debilidad.
  • Alteración del estado mental.
  • Convulsiones.
  • Fiebre.
  • Signos cerebelosos.
  • Anomalías sensoriales.
  • Alteraciones del movimiento.
  • Inflamación de la retina y visión borrosa.

Los síntomas psiquiátricos comprenden una psicosis manifiesta, demencia, ansiedad y agitación. Además, puede desarrollarse una enfermedad pulmonar.

Toxoplasmosis congénita

En la toxoplasmosis congénita los síntomas son diversos y pueden presentarse en diferentes momentos después del nacimiento. Este tipo de toxoplasmosis es provocada por una infección aguda, asintomática, adquirida por la mujer durante el embarazo y transmitida al feto a través de la placenta.

Los signos más frecuentes son:

  • Neumonía.
  • Exantema.
  • Anemia.
  • Ictericia.
  • Coriorretinitis.
  • Estrabismo.
  • Ceguera.
  • Convulsiones.
  • Retraso psicomotor o mental.
  • Hidrocefalia.
  • Hipotermia.
  • Microcefalia.

La coriorretinitis por toxoplasma se produce por una infección congénita, sin embargo, los pacientes suelen estar asintomáticos hasta la segunda o tercera década de la vida. La lesión característica es una retinitis necrosante focal.

 

Temas en este artículo

Actualizado: 31/01/2014

PUBLICIDAD

Entrevista

Mariano Esteban

Virólogo experto en ébola

"Al igual que el suero hiperinmune, el ZMapp se tiene que administrar al enfermo lo más rápidamente posible tras la infección, y en ese caso sí demuestra eficacia"

 

70% de la población sufre fatiga ocular por el uso de pantallas

Permanecer demasiado tiempo frente a la pantalla del ordenador u otros dispositivos causa fatiga, sequedad e irritación ocular. El síndrome de ojo seco es uno de los problemas que causa este hábito.

Fuente: 'Boiron'

 

PUBLICIDAD