PUBLICIDAD

La temperatura corporal delata el tipo de amor que se siente

El aumento o la bajada en la temperatura corporal de una persona al ver imágenes de su pareja o hablar con ella podría ser un indicador del tipo de amor que se le profesa: si siente pasión, ternura o compromiso social.
Pareja enamorada

Actualizado: 14 de febrero de 2020

¿Y si se pudiese saber qué tipo de amor siente una persona hacia otra gracias a los cambios en la temperatura de su piel? Parece algo propio del futuro –e incluso sacado de la serie Black Mirror–, pero según un grupo de investigadores de la Universidad de Granada (UGR) la bajada o subida de grados corporales podría ser un fiel indicador de si esa persona siente pasión, ternura o simplemente un compromiso social hacia el otro individuo.

Si ya estás pensando en sacar el termómetro del cajón espera, parece ser que hacen faltas técnicas de termografía para determinar estos pequeños cambios en la temperatura de la piel. Los autores, que realizaron el estudio en 2016 y pertenecen al Centro de Investigación Mente, Cerebro y Comportamiento (CIMCYC), han establecido como base tres componentes del amor –pasión, ternura y compromiso social– y han realizado pruebas en 60 personas entre 24 y 47 años que afirmaban estar enamorados de sus parejas.

Hormonas que se segregan en cada componente del amor

Emilio Gómez Milán, uno de los integrantes del grupo de investigadores, ha explicado que la pasión, que se asocia con el deseo, los primeros contactos de la pareja y a la búsqueda de riesgo, se relaciona con la segregación de dopamina –un transmisor nervioso– y con dos papeles diferenciados en la pareja, un dominante y un subordinado.

En cuanto a la temperatura de la piel, han observado que en los que toman el rol de dominantes en la pareja tienen un aumento de 2ºC en manos, cara, pecho y abdomen, mientras que en los subordinados es al contrario, se reduce ligeramente los grados de la nariz y las manos, un efecto similar a cuando se tiene frío o miedo. Según afirma, esto se debe a una respuesta de adaptación, una de lucha y otra de huida, y no descarta que estos papeles puedan intercambiarse.

Las personas que sienten ternura hacia su pareja aumentan 1ºC la temperatura de la piel de su cara y de sus manos, y desciende la del abdomen

En el tipo de amor fisiológico que han clasificado como ternura o intimidad, la relación es más recíproca entre los miembros de la pareja y ambos ven como la temperatura de la cara y las manos sube cerca de 1ºC, pero disminuye la del abdomen. La oxitocina es la hormona que se genera en esta etapa y su característica principal es que hace que la persona quiera proteger a la otra. El investigador Gómez Millán indica que con frecuencia la pasión es el preludio de la ternura, que acaba por sustituirla. Este hecho hace que disminuya la actividad sexual y aumente la comunicación entre la pareja.

En último lugar se encuentra el compromiso social, que lo describen en el estudio como aquellas relaciones que están basadas en el interés, por ejemplo, por motivos económicos. En ellas la hormona predominante es la serotonina, relacionada con el estado de ánimo, y no causa cambios térmicos en la piel del individuo. El investigador nos advierte de que no hay que confundir ninguno de los anteriores tipos de amor con la atracción sexual, en la que prevalece la testosterona y solo sirve para satisfacer los deseos sexuales sin considerar a la otra persona especial.

Distintos tipos de amor fisiológico

Todos estos resultados fueron obtenidos gracias a unas pruebas termográficas en las que se colocó a cada participante en una sala desnudos durante 20 minutos para estabilizar su temperatura. Después se les fue mostrando imágenes de sus parejas o tuvieron conversaciones con ellas mientras se les medía las variaciones en los grados que alcanzaba su piel.

El concepto de amor puede cambiar según el país e incluso según el tiempo que se lleve en pareja

Pero además, los investigadores de la Universidad de Granada han establecido distintos tipos de amor: el amor vacío, que es aquel que solo está basado en el compromiso social, el amor fatuo, en el que solo hay pasión, y la amistad o altruismo, donde solo hay ternura. Por tanto, la relación que contenga los tres componentes será el amor completo, mientras que si se unen la pasión y la ternura será una unión romántica.

Por supuesto, también han aclarado que el concepto de amor puede cambiar en función del país, pues según explican, las diferentes culturas pueden establecer como dominante alguno de sus tres componentes, e incluso el tiempo puede hacer que esto varíe, pues la pareja puede ir evolucionando.

Actualizado: 14 de febrero de 2020

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD