PUBLICIDAD

Los principales síntomas de la EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica) son la tos, habitualmente con moco, y la dificultad para respirar o disnea. En estadios más iniciales, aparecen sobre todo al hacer ejercicio, y en estadios más avanzados y en las reagudizaciones pueden afectar incluso a actividades de la vida cotidiana como vestirse, asearse o comer.

La disnea es el síntoma principal de esta enfermedad y la que origina el mayor deterioro de la calidad de vida de estos pacientes. 

Otros síntomas de EPOC que refieren estos pacientes son el dolor torácico, sobre todo en los costados con los accesos de tos o en las inspiraciones profundas, la escucha de pitos o sibilancias al respirar o reír, y en las etapas más avanzadas suelen presentar una pérdida de peso progresiva y falta de apetito. 

En ocasiones pueden observarse las acropaquias o dedos en palillo de tambor, que son modificaciones de la última falange de los dedos de las manos que adquieren forma redondeada.

Algunos pacientes con el subtipo de bronquitis crónica pueden presentar una cara de aspecto congestivo, con enrojecimiento de la piel y color amoratado de los labios.

Son frecuentes en este tipo de pacientes las reagudizaciones o empeoramiento de los síntomas, generalmente causados por infecciones respiratorias como bronquitis aguda o neumonía, o la exposición a la contaminación ambiental. Estas se caracterizan por un aumento en la frecuencia de la tos, un incremento en la expectoración (mayor cantidad de moco), junto con un cambio en el color (amarillento o verdoso) y en la consistencia (moco más espeso que dificulta su expulsión), y el empeoramiento de la disnea. Las reagudizaciones son un motivo frecuente de consultas en Urgencias e ingresos hospitalarios en este tipo de pacientes. 

Otras enfermedades con síntomas similares, y que tu médico puede ayudarte a saber diferenciar, son la insuficiencia cardiaca, el asma, la fibrosis pulmonar, la fibrosis quística, o algunas infecciones como la tuberculosis.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD