Adicción a Internet y las tecnologías
Te contamos cómo podemos identificar si nuestros hijos, amigos o nosotros mismos estamos enganchados a la red, el teléfono móvil o las nuevas tecnologías y cómo podemos prevenir la adicción a Internet.

Adicción a las nuevas tecnologías en la etapa adulta

Actualizado: 23 de enero de 2020

Es menos frecuente, pero también se puede producir adicción a las nuevas tecnologías en la etapa adulta. Los síntomas son los mismos que los que se sufren en la adolescencia. Para prevenir esta situación, el primer paso es que la persona reconozca que tiene un problema. Y es que, por mucho que el entorno desde fuera le presione para que haga terapia, se puede producir el efecto contrario al deseado.

En caso de vivir en familia, lo mejor es limitar el acceso de la persona a las tecnologías, quitando incluso, si fuera necesario, el ordenador de casa. En los adultos, suele suceder que estas dependencias estén asociadas con un problema de estrés o ansiedad por lo que muestran un conflicto previo que hay que resolver. También ocurre la relación inversa, tal y como han demostrado diversos estudios, como uno reciente de la Universidad de Pittsburgh, que encontró tasas más altas de depresión y ansiedad entre los adultos jóvenes que informaron haber usado entre siete y 11 plataformas de redes sociales.

Es imposible dar una receta universal sobre cómo actuar ante un caso de adicción a las tecnologías en adultos, porque cada paciente es diferente y cada caso requiere de unas directrices concretas. Por esta razón, el afectado por este ciber enganche encontrará las claves en un proceso psicológico guiado por un especialista. Aún así, hay una serie de pautas que pueden ayudar a manejar o mantener bajo control esta adicción a las pantallas:

  • Tener la mente ocupada sirve de gran ayuda para salir del problema. Por esta razón, en caso de tener mucho tiempo libre es fundamental buscar actividades con las que ocuparlo.
  • Tener buenas compañías en un momento así también es fundamental. La familia es un refuerzo emocional importante para estas personas. Conviene que los familiares y amigos más cercanos se vuelquen de una forma más especial con la persona, hagan planes con ella y estén con ella. También es importante generar confianza: es habitual que la familia tenga dudas sobre si el paciente se está recuperando.
  • Se debe incentivar la vida saludable en contacto con la naturaleza y el aire puro, el ejercicio físico es muy sano.
  • Y se debe reducir al mínimo el contacto con la televisión.
  • Para finalizar, la familia también puede dar pequeñas responsabilidades a la persona para que vaya ganando más seguridad en sí misma, por ejemplo pidiéndole que haga ciertos recados.
  • También se debe potenciar una confianza plena entre el paciente y el terapeuta. Los familiares deben dejar este aspecto en la intimidad, dejando que sea la persona afectada quien cuente aquello que le está pasando a quien desee hacerlo. Cuando una persona tiene una adicción, se siente más débil. Por ello, los más cercanos son como un bastón de cariño muy importante. Hacer un curso sobre autoestima puede ser excelente para poder mejorar.

Creado: 15 de marzo de 2013

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD