Afasia
La afasia es un trastorno neurológico que se debe a una lesión en la zona del cerebro que interviene en el lenguaje, y que dificulta seriamente la capacidad del afectado para comunicarse.

Qué es la afasia

Afasia
La afasia afecta a la expresión y comprensión del lenguaje, por lo que dificulta la comunicación.

Actualizado: 16 de junio de 2022

El actor estadounidense Bruce Willis ha anunciado que abandona su carrera cinematográfica debido a que padece afasia, un problema que afecta sus habilidades cognitivas y le impide comunicarse con normalidad. Explicamos en qué consiste este trastorno del lenguaje, sus causas y cómo se afronta por parte del paciente y sus familiares. 

PUBLICIDAD

La afasia es un trastorno neurológico del área izquierda del cerebro que afecta directamente al lenguaje, la expresión, la comprensión, la lectura y la escritura, y que va asociada a una hemiparesia (parálisis) del lado derecho del cuerpo. Es un trastorno más frecuente de lo que se piensa, y la edad media de los afectados ha descendido notoriamente en los últimos años como consecuencia del ritmo de vida, el estrés y los hábitos poco saludables, y ha pasado de los 60 a los 35 años. En España, según datos de la Sociedad Española de Neurología (SEN) más de 350.000 personas padecen afasia y cada año se producen cerca de 25.000 nuevos casos.

La afasia no es una enfermedad, sino un síntoma de que se ha producido una lesión en las zonas del cerebro que intervienen en el proceso del lenguaje, y sus principales causas son sufrir un ictus (infarto cerebral) o un traumatismo cráneo encefálico, los niveles elevados de tensión arterial o colesterol, infecciones (como una encefalitis) o tumores cerebrales, o algún tipo de enfermedad neurodegenerativa (como por ejemplo párkinson, o algún tipo de demencia, como alzhéimer).

PUBLICIDAD

Como apuntan desde la Sociedad Española de Neurología (SEN) en ocasiones, "esta alteración del lenguaje puede ser transitoria (como puede ocurrir en pacientes con epilepsia, con migraña con aura o con ataques isquémicos transitorios), en otras persisten mientras se manifieste la enfermedad (ictus, infecciones –como por ejemplo una encefalitis– o un tumor cerebral) y en otras forman parte de una enfermedad neurodegenerativa,  como en la afasia primaria progresiva, que es un síndrome clínico asociado a demencias como la enfermedad de Alzheimer o la demencia frontotemporal".

En el caso de que el paciente haya sufrido un accidente cerebrovascular el problema de movilidad y del lenguaje dependerá directamente de diversos factores como la intensidad del ictus, la edad, y los antecedentes médicos o patologías ya existentes en el paciente, pero en la mayoría de los afectados recuperan un alto porcentaje de movilidad y son raros los casos en los que no consiguen andar y valerse por sí solos aunque sigan necesitando ayuda externa de un bastón.

Afasia, cómo ayudar al paciente a comunicarse

La autonomía se puede llegar a conseguir, siempre y cuando el tratamiento por parte del fisioterapeuta, del logopeda y del foniatra se inicie en los primeros seis meses tras la aparición de la afasia, ya que es el período de tiempo vital en el que la recuperación y evolución se aprencian más. Pasado este tiempo el paciente sigue mejorando y adquiriendo habilidades, pero no de manera tan eficaz.

PUBLICIDAD

Dependiendo de la zona del cerebro que se encuentre más afectada hay diversos tipos de afasias, que vamos a nombrar, y cuyos síntomas y consecuencias para el paciente se explican en el siguiente apartado; son la afasia de Wernicke (que afecta a la comprensión), afasia de Broca (afecta al área motora del lenguaje: articulación), afasia global (incluye ambos aspectos), o anómica (afecta a los nombres).

Hay que aclarar que la afasia no afecta la inteligencia. Algunas personas mejoran drásticamente en unos pocos meses, mientras que en otros casos pueden requerir optar por otras formas de comunicarse.

Los científicos están investigando nuevos tipos de terapia del habla y métodos no invasivos, como un procedimiento que utiliza pulsos magnéticos para estimular las células cerebrales.

Creado: 31 de julio de 2015

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD