PUBLICIDAD

Descubren el secreto que esconde la lengua de los gatos para su aseo

Los filamentos de la lengua de los gatos les permiten que su higiene sea perfecta, pero además les ayudan a regular su temperatura, pues su forma en cuchara hace que la saliva evite los pelos, llegue a la piel y la refresque.
Escrito por: Natalia Castejón

22/11/2018

Lengua del gato

La lengua de los gatos está compuesta, en la parte central, por infinidad de filamentos en forma de cono que actúan como una cuchara, reteniendo la saliva hasta que llega a la piel, y de esta manera se pueden limpiar bien sin que este líquido se quede incrustado en los pelos. Pero ahora, un nuevo estudio ha descubierto una nueva función, y es que esta forma de la lengua también ayuda a que estos felinos regulen su temperatura.

La investigación, que se ha publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America (PNAS), y que ha sido realizada por miembros del Instituto de Tecnología de Georgia (EE.UU.), ha llegado a esta conclusión tras examinar con tecnología tres dimensiones (3D), grabaciones en cámara ultra lenta y una tomografía computarizada con rayos X las lenguas de un gato doméstico, un puma, un lince, un tigre, un leopardo de las nieves y un león, tras su muerte.

Los gatos pasan despiertos alrededor de ocho horas al día, y un 24% de ese tiempo lo dedican a lamerse la piel y el pelaje

Los gatos domésticos se pasan entre 15 y 16 horas al día durmiendo, y el 24% del tiempo que pasan despiertos están lamiéndose el pelaje, por ello, es uno de los animales considerados como más limpios. Esta rutina de higiene evita los enredones, las pulgas y el exceso de pelo muerto acumulado, pero también hace que se regule la temperatura mediante la saliva que, gracias a los filamentos de la lengua llamados en el estudio cavo papilas, puede superar la barrera del pelo felino.

Un lengüetazo felino en cuatro pasos

Hay que recordar que los gatos solo tienen glándulas sudoríparas en las patas, por lo que no es descabellado pensar que los lametones les ayuden a mantener una temperatura óptima, afirman Alexis C. Noel y David L. Hu, autores del estudio. Además, esto explicaría que, según la investigación, hasta un tercio de la pérdida de agua del gato sea por la evaporación de la saliva en la piel.

Estos científicos también descubrieron que todos los lamidos de los felinos analizados constaban de cuatro fases. La primera de ellas es la extensión de la lengua, después se produce una expansión lateral y la rigidez del tejido con el que está compuesto este órgano, el tercer paso es el barrido por el pelaje, y la retirada en forma de ‘u’, por último. La base de la lengua de los gatos es flexible, lo que les ayuda a deshacerse fácilmente de los pelos una vez han sido lamidos.

Los autores del estudio han creado un cepillo que imita la superficie de la lengua de los gatos, y que podría ayudar a limpiar alfombras, ropa y otros tejidos de manera más fácil y eficaz, o usarse como herramienta para aplicar medicamentos directamente sobre la piel de estos animales.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD