Estos son los sanitarios que recibirán primero la vacuna en España

La actualización de la estrategia de vacunación contra el COVID-19 en España especifica quiénes son los profesionales sanitarios considerados de primera línea que recibirán la vacuna de Pfizer-BioNTech de forma prioritaria.
Escrito por: Eva Salabert

22/12/2020

Sanitarios que serán vacunados primero

El Ministerio de Sanidad ha establecido la estrategia de vacunación contra el coronavirus en España que comienza el domingo 27 de diciembre, en la que se especifica quiénes serán los primeros en recibir las primeras dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech. Ya se había informado de que la imnunización comenzaría a administrarse a cuatro grupos de riesgo, en este orden: residentes y personal sanitario y sociosanitario que trabaja en residencias de mayores y de atención a grandes dependientes, sanitarios de primera línea, resto de sanitarios, y grandes dependientes no institucionalizados y sus cuidadores.

No se había determinado, sin embargo, quiénes en concreto se incluían en el término de “personal de primera línea en el ámbito sanitario”. En el primer texto oficial de la estrategia de vacunación, con fecha 2 de diciembre, se decía “personal sanitario de primera línea. Si es necesario, se priorizará la vacunación en las y los profesionales a partir de 50 años de edad o con condiciones de alto riesgo, que trabajan en áreas COVID-19 y los que trabajan en atención primaria”.

La estrategia de vacunación priorizará al “personal en el ámbito sanitario que trabaja de cara al paciente", incluidos administrativos, personal de limpieza, voluntarios, estudiantes…

En la actualización de dicha estrategia, del 18 de diciembre, Sanidad precisa que en esta primera etapa de la vacunación, que se extenderá previsiblemente hasta finales de febrero, no solo se incluirá a sanitarios de primera línea, sino a todo el personal que trabaje en el ámbito sanitario (incluidos los servicios de limpieza, los estudiantes, voluntarios o administrativos) que esté especialmente expuesto a la infección por SARS-CoV-2.

La vacuna tendrá carácter voluntario, según se indica en la estrategia, que no obstante recomienda que se vacunen las personas que hayan pasado el COVID porque hasta ahora se desconoce cuánto dura la inmunidad, aunque en el caso del personal sanitario la vacunación se puede retrasar hasta 90 días si se ha padecido la infección recientemente.

Vacunar a todo el personal del ámbito sanitario y sociosanitario

Tras las personas mayores que viven en residencias y el personal de las mismas, que constituyen el primer grupo prioritario para recibir la vacuna, la estrategia priorizará al “personal en el ámbito sanitario que trabaja de cara al paciente (incluidos los que desempeñan otras funciones distintas a la prestación de servicios sanitarios –administrativo, limpieza, voluntariado, estudiantes, etc.–) que trabaje en unidades, consultas o circuitos covid”.

Será considerado personal sanitario con prioridad para recibir la vacuna a los que trabajen en servicios con pacientes de alto riesgo o donde se manipulan muestras que podrían contener virus viables

En este grupo con prioridad a la vacunación también se encuentran aquellos que trabajen en puertas de entrada de pacientes agudos a los servicios de salud (servicios de admisión, urgencias, emergencias, atención primaria, servicios de prevención de riesgos laborales, instituciones penitenciarias y cualquier especialidad que reciba pacientes agudos), así como el personal de unidades móviles de atención directa a pacientes con COVID-19, el de transporte sanitario urgente, el servicios de cuidados intensivos u otras unidades que asuman estas funciones en caso necesario, o en cualquier servicio donde se realicen procedimientos que puedan generar aerosoles.

También será considerado personal sanitario de primera línea con prioridad para recibir la vacuna a todos aquellos que trabajen en servicios y unidades con pacientes de alto riesgo (oncología, hematología…) o en servicios centrales donde se toman y manipulan muestras que podrían contener virus viables, y al personal sanitario de salud pública que trabaja en la gestión directa de la pandemia, en función de su riesgo de exposición. Y, lógicamente, a todo el personal de los equipos de vacunación.

La prioridad para recibir la vacuna se extenderá también al personal del ámbito sociosanitario que “trabaja en otros centros de atención a personas mayores y de riesgo diferentes a los residenciales incluidos en el grupo 1” (que se vacunarán incluso antes que el personal sanitario de primera línea).

Se llevará un Registro de vacunación

Vacunarse será voluntario, pero en la estrategia se ha previsto llevar un registro del rechazo a vacunarse, aunque sin especificar si se detallarán los nombres y apellidos de los que no se vacunen, o será anónimo y destinado a conocer el porcentaje de no vacunados en cada grupo o estudiar el porqué de su negativa. En concreto, la estrategia dice “se considera importante registrar los casos de rechazo a la vacunación en el Registro de vacunación, con la finalidad de conocer las posibles razones de reticencia en diferentes grupos de población”.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD