PUBLICIDAD

13 tetrapléjicos logran usar las manos tras una transferencia nerviosa

Una nueva cirugía reconstructiva basada en la trasferencia de nervios ha conseguido que 13 tetrapléjicos australianos recuperen la movilidad en brazos y manos, un gran avance para mejorar la vida de estos pacientes.
Escrito por: Natalia Castejón

08/07/2019

Tetrapléjico que logra mover las manos

Una sola intervención en el quirófano ha permitido devolver la movilidad a los miembros superiores de varias personas con tetraplejia, concretamente mediante una cirugía reconstructiva que consiste en la transferencia de nervios. Así lo ha dado a conocer un estudio realizado por miembros del departamento de Cirugía Plástica y Reconstructora de Austin Health de Melbourne (Australia).

La investigación, que se ha publicado en la revista The Lancet, ha sido realizada con 16 pacientes con una lesión medular en las vértebras C5-C7 que no podían mover las manos o doblar sus codos, aunque si que tenían cierta movilidad en hombros y brazos. A todos se les realizó una cirugía de transferencia de nervios, en la que se unían las terminaciones no afectadas con las que estaban lesionadas.

La técnica ideal que sugieren los expertos para recuperar la movilidad en las manos y brazos es la transferencia de nervios y de tendones

Esta técnica ya estaba siendo usada para tratar las lesiones producidas en los nervios periféricos. Además, para los casos de tetraplejia también se usan las transferencias de tendones que ha demostrado que ayuda a que los pacientes recuperen cierta movilidad.

La cirugía les ha permitido volver a coger objetos y escribir

La técnica de los nervios tiene la ventaja de que se necesita una incisión más pequeña que la de tendones, apenas requiere de inmovilización después de pasar por el quirófano, es la única que hace posible la restauración de varios músculos a la vez y la que consigue un movimiento más natural y un mayor control, a cambio se tiene menos fuerza que en los casos de transferencia de tendones. Lo ideal sería una técnica combinada, la cual se realizó en 10 de los 16 participantes.

Durante el estudio, tres de los pacientes no realizaron el seguimiento para conocer las evoluciones que se produjeron. A los dos años de la intervención los 13 participantes restantes recuperaron la movilidad que les permitió coger objetos y realizar tareas de alimentación e higiene, como comer, escribir o lavarse los dientes, lo que supone una gran mejora en su calidad de vida

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD