PUBLICIDAD

El fármaco metarrestina evita la metástasis en varios tipos de cáncer

Un fármaco experimental, la metarrestina, ha logrado evitar que cánceres de mama, próstata y páncreas desarrollasen metástasis, tras administrarse a ratones a los que se les habían trasplantado tumores humanos.
Escrito por: Eva Salabert

22/05/2018

Metástasis en el cáncer

El nuevo medicamento ya ha sido presentado a la FDA para solicitar que autorice un ensayo clínico.

La metástasis, el proceso por el que las células cancerosas se propagan desde el tumor original a otros órganos y tejidos, es la principal causa de la mortalidad asociada al cáncer, ya que se le atribuyen alrededor del 90% de los fallecimientos debidos a esta enfermedad. Actualmente no es posible prevenir las metástasis, pero un nuevo medicamento –conocido como metarrestina– acaba de demostrar su eficacia para evitar la aparición de cáncer metastásico en las pruebas que se han realizado en modelos animales (ratones) con varios tipos de tumores.

En concreto, los creadores del fármaco experimental, científicos de la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern en Chicago (EE.UU.), han comprobado que puede reducir significativamente las metástasis derivadas de los cánceres de mama, páncreas y próstata, en el caso de ratones a los que les trasplantaron tumores humanos.

Los ratones que recibieron el tratamiento con metarrestina desarrollaron un número significativamente menor de tumores metastásicos en el hígado y los pulmones

Como ha explicado Sui Huang, la directora del trabajo, es imprescindible desarrollar medicamentos capaces de actuar sobre los numerosos aspectos que caracterizan a las células metastásicas, y la metarrestina podría mejorar el pronóstico de los pacientes con tumores sólidos que tengan muchas probabilidades de diseminarse a otros órganos.

Un fármaco que ataca a las células potencialmente metastásicas

La investigación, que se ha publicado en Science Translational Medicine, se ha prolongado durante más de dos décadas, y también permitió identificar (a finales de los años 90) el compartimento perinucleolar (PNC) como marcador de la capacidad de las células cancerígenas de convertirse en metastásicas.

El hecho de que PNC se encuentre presente en el tumor primario está directamente relacionado con la capacidad de las células cancerosas para propagarse a otras zonas del organismo, y cuanto más elevado sea el nivel de PNC en el tumor primario peor será el pronóstico de la enfermedad. El objetivo de los investigadores, pues, era encontrar una molécula que pudiera unirse a las células portadoras de PNC y destruirlas.

Crearon entonces un compuesto, que posteriormente mejoraron para aumentar su eficacia, y que administraron a una parte de los ratones que padecían cáncer tras haber sido sometidos a los trasplantes mencionados, y comprobaron que los que recibieron el tratamiento desarrollaron un número significativamente menor de tumores metastásicos en el hígado y los pulmones en comparación con los animales enfermos a los que se les había suministrado placebo.

Tras los buenos resultados obtenidos por metarrestina en los experimentos con ratones, el nuevo medicamento ya ha sido presentado a la FDA (Agencia de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos) para solicitar que autorice la puesta en marcha de un ensayo clínico que permita evaluar su efectividad en los pacientes humanos.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD