PUBLICIDAD

Noticias Salud al día

La microbiota intestinal influye en la eficacia de la inmunoterapia

La composición de la microbiota intestinal de los pacientes oncológicos influye en la eficacia de la inmunoterapia contra el cáncer que se les administra, por lo que mantener una flora intestinal saludable ayuda a combatir mejor el tumor.
Sistema inmunológico

Los pacientes con un tratamiento con antibióticos tenían una tasa menor de supervivencia al cáncer.

07 de Noviembre de 2017

La inmunoterapia para combatir el cáncer es muy eficaz en algunos pacientes, mientras que en otros no obtiene los resultados esperados. Ahora, dos nuevas investigaciones publicadas en Science, revelan que la composición de la microbiota intestinal puede influir sobre el éxito o el fracaso de dicho tratamiento.

En el primero de estos estudios se ha comprobado que el consumo de antibióticos reduce la eficacia de la inmunoterapia con inhibidores de la proteína de muerte celular programada 1 (PD-1), mientras que en el segundo se ha observado que en la flora intestinal de los pacientes que respondían positivamente a este tipo de tratamientos basados en estimular a las células del sistema inmune, había una mayor cantidad de bacterias buenas.

Los antibióticos comprometen el éxito de la inmunoterapia

Los autores del primer estudio –investigadores del Instituto de Oncología Gustave Roussy en Villejuif (Francia)– pretendían determinar si los antibióticos podían influir sobre la inmunoterapia con inhibidores de la PD-1 en pacientes con cáncer de pulmón o riñones. Los resultados mostraron que los pacientes a los que se había administrado un tratamiento previo con antibióticos (para tratar, por ejemplo una infección urinaria o dental) tenían una tasa menor de supervivencia que aquellos que no habían seguido un tratamiento de este tipo.

Los pacientes oncológicos en cuya flora intestinal abundaban las bacterias de los géneros Faecalibacterium y Clostridiales tenían más probabilidades de responder a la inmunoterapia

Los investigadores analizaron entonces la microbiota intestinal de todos los pacientes y observaron que el efecto de la inmunoterapia para aumentar la supervivencia de los pacientes estaba asociada a la presencia de la bacteria Akkermansia muciniphila, y que cuanta más cantidad de dicha bacteria contuviera la flora intestinal, más se incrementaba la tasa de respuesta a la inmunoterapia, y más elevada era la probabilidad de supervivencia.

Bertrand Routy, director del estudio, ha explicado que suplementar oralmente dicha bacteria a los ratones a los que se les habían administrado antibióticos aumentó la eficacia de sus células inmunes y potenció su respuesta a la inmunoterapia, por lo que esta técnica se podría utilizar también con pacientes que hubieran recibido tratamiento con antibióticos antes de someterse a la inmunoterapia.

Composición de la flora intestinal e inmunoterapia

El segundo trabajo, dirigido por científicos del Centro Oncológico MD Anderson de la Universidad de Texas, en Houston (Estados Unidos), tenía por objetivo averiguar si la composición de la flora intestinal afectaba a la respuesta a la inmunoterapia con inhibidores de la PD-1 en pacientes con melanoma avanzado.

Tras analizar la microbiota de las muestras obtenidas de 112 pacientes que ya habían sido sometidos a dicho tratamiento, se observó que aquellos en cuya flora abundaban las bacterias de los géneros Faecalibacterium y Clostridiales tenían más probabilidades de responder a la inmunoterapia y de estar libres de enfermedad durante periodos más prolongados, mientras que aquellos cuya microbiota albergaba mayores cantidades de bacterias de la familia Bacteroidales presentaban tasas inferiores de respuesta y, por lo tanto, índices más bajos de supervivencia libre de progresión de la enfermedad.

En este caso, y como ha explicado el director del trabajo, Vancheswaran Gopalakrishnan, la flora intestinal de los pacientes también se podría alterar para aumentar la eficacia de la inmunoterapia, ya que se ha comprobado que un trasplante de microorganismos de los pacientes que respondían a la inmunoterapia en ratones ha permitido conseguir una buena respuesta al tratamiento con inhibidores de la PD-1, similar a la que se produce en los humanos.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD